¿Te imaginas un lugar donde quedarse sin trabajo es una oportunidad para crecer?

¿Te imaginas un lugar donde quedarse sin trabajo es una oportunidad para crecer?

Quedarse sin trabajo puede parecer trágico casi en cualquier parte del mundo; y decimos casi, porque existe un país con un sistema diseñado para salir fortalecido de esta situación.

Napsix

Napsix

Imagina que perder tu empleo no fuera una desgracia sino una oportunidad para evolucionar en el ámbito laboral. Aunque parezca una ilusión, esto es una realidad que sucede en un pequeño punto de Europa. Por muy cansado que te encuentres, el hecho de quedarse sin trabajo es un palo en la cabeza para cualquiera.

Más terrible es quedarse sin empleo todavía si se produce en el contexto de una crisis económica como la que estamos viviendo en el mundo entero. El que lo haya experimentado conoce el estrés que trae algo así, comienzan las preocupaciones por los ingresos, la atención médica se cae y la presión tributaria puede resultar aplastante.

Pero, ¿Y si en lugar de algo traumático se convirtiera en lo mejor que te puede pasar? En Suecia sucede algo así, gracias a un sistema diseñado específicamente para que logres un mejor trabajo, en otras palabras, para que avances. Se conoce como "sistema de transición" y se trata de un servicio de asistencia social privado a nivel nacional para trabajadores que han sido despedidos. Las empresas pagan a “consejos de seguridad laboral” que brindan entrenadores capacitados cuya función es, básicamente, mejorar tus habilidades si te encuentras desfasado, para volver al mercado laboral mucho más renovado.

En total existen unas 16 organizaciones, cada una de las cuales cubre un sector diferente de la economía y tienen la tarea de encontrar nuevo empleo para aquellos que han perdido el suyo. Suecia cuenta con las mejores tasas de reempleo del mundo desarrollado: aproximadamente el 90% de los trabajadores despedidos vuelven al mercado laboral en menos de un año.

Eva una mujer de 24 años que había perdido su empleo ha podido experimentar este sistema, ella es diseñadora gráfica. Terminó la universidad en 2016 pero a principios de 2019 se quedó sin empleo. Atravesando una verdadera crisis económica personal, y por pura casualidad, hablando con distintos conocidos escuchó por primera vez hablar del “Consejo de seguridad laboral”.

Imagen: UNIR

El plan cubría a su compañía, por lo que le asignaban automáticamente a un entrenador, fue él quien detectó un fallo o un punto más débil en su currículum vitae: la tecnología había avanzado y Eva necesitaba más capacitación. Pagaron para que hiciera un curso de ocho semanas en una escuela de comunicación. Todo esto aumentó su confianza y tras varios rechazos consiguió un nuevo empleo con un salario significativamente mejor.

Imagen: UNNews

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?