Sin horno: prepara un exquisito cheescake de chocolate blanco ¡una delicia en 4 pasos!

Sin horno: prepara un exquisito cheescake de chocolate blanco ¡una delicia en 4 pasos!

Una opción del clásico postre con un ingrediente original. Para disfrutar en cualquier ocasión y para resolverlo ¡sin horno! Apunta todos los detalles de esta exquisitez.

Bubica Melisa

El cheesecake o pastel de queso es uno de los postres más deliciosos y fáciles de hacer. Ya sea en moldes individuales o en forma de torta, con algunos ingredientes podemos sorprender a nuestros comensales con una receta que permite combinarla de mil maneras.

Si bien el tradicional cheesecake debe cocinarse en el horno, la receta que hoy te enseñamos es mucho más sencilla y liviana. Con una textura aireada y suave, este postre de chocolate blanco será la sensación de nuestro menú. 

Ingredientes:

Para la masa:

  • 120gr de mantequilla sin sal
  • 250gr de galletas de chocolate a elección

Para el relleno:

  • 150gr de chocolate blanco cobertura
  • 2 cucharadas de agua caliente
  • 1 cucharada de gelatina en polvo sin sabor
  • 500gr de queso crema 
  • 250 gr de nata o crema para montar
  • 150gr de azúcar impalpable
  • 100gr de chocolate negro cobertura

Preparación:

Comenzamos haciendo la base de nuestro cheesecake. Para ello derretimos la mantequilla en el microondas o a baño maría y trituramos las galletitas en una procesadora hasta obtener un polvo. Mezclamos la mantequilla con las galletas para humedecerlas y las colocamos sobre el molde que vayamos a utilizar. Es recomendable utilizar un molde desmontable o cubrir el molde con papel aluminio.

Colocamos la mezcla en la base del molde y con ayuda de una cuchara o la parte de de abajo de un vaso presionamos para obtener una base compacta. Llevamos a la heladera a enfriar mientras hacemos el relleno.

Para el relleno derretimos el chocolate blanco a baño maría, removiendo y cuidando que el chocolate no entre en contacto con el agua o vapor. Cuidado aquí porque el chocolate blanco es más delicado y es más propenso a quemarse, por lo que es necesario estar al pendiente. Una vez derretido, dejamos descansar para que baje un poco su temperatura.

En un bowls pequeño colocamos la gelatina en polvo sin sabor y la diluimos en agua caliente, llevamos a baño maría para que se disuelva bien y dejamos reposar hasta que enfríe.

Luego en otro bowls, batimos el queso crema, la nata y el azúcar hasta formar una mezcla suave. Agregamos el chocolate y seguimos batiendo hasta que se incorpore y por último agregamos la gelatina e integramos bien. Un consejo es que para evitar grumos es mezclar con la gelatina una cucharadita de la preparación antes de incorporarla, así igualamos densidades.

Volcamos la preparación en la base de galletas y dejamos enfriar por al menos 4 horas para que la torta cuaje. Para decorar podemos rallar un poco de chocolate negro colocar virutas por encima y colocar frutos del bosque. ¡Y listo, a disfrutar!

 

 

 

Si tienes dudas o quieres aportar sugerencias de recetas nos puedes contactar a cocinamosjuntos@napsix.com .También nos puedes escribir para recibir el newsletter que estamos preparando para que cocinar sea cada vez más fácil

¡Te contestaremos a la brevedad! 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?