Una delicia: pollo frito con patatas y salsa de miel ¡en 4 pasos!

Una delicia: pollo frito con patatas y salsa de miel ¡en 4 pasos!

Un plato lleno del sabor agridulce por la combinación del pollo y la miel, una delicia para amalgamar. Toma nota y sigue todos los pasos.

Melisa Bubica

El pollo es un ingrediente que nunca puede faltar en nuestra cocina. Ya sea en guiso, empanadas, frito o a la plancha, su sabor puede combinarse con ingredientes de cualquier origen. La receta de hoy es muy original y sencilla.

En este caso, proponemos combinar lo salado del pollo frito con una salsa suave y dulce de miel que hará explotar de sabor nuestra boca. Para los amantes de las aventuras, esta receta ofrece una variedad de sabores que no puedes dejar de probar.

Ingredientes:

  • 6 patatas pequeñas
  • 18 tutos o presas de alas de pollo
  • Sal y pimienta para condimentar
  • Fécula de maíz o maicena
  • Aceite para freír (podemos combinar aceite de girasol y aceite de oliva)

Para la salsa:

  • 100cc de aceite de oliva
  • 5 dientes de ajo
  • 50gr de miel de abejas
  • 50cc de Vermoth o Pisco
  • 30cc de salsa de soya
  • Hierbas aromáticas como romero, tomillo, orégano
  • 20gr de mantequilla con sal
  • Caldo de pollo

Procedimiento:

Primero comenzamos lavando y secando bien las patatas, las colocamos a freír en aceite a fuego muy bajo para que se cocinen lentamente y su resultado sea una patata súper tierna.

Mientras continuamos preparando nuestros tutos de ala de pollo. Para que resulten mucho más prácticas a la hora de comer, lo que haremos es desprender del hueso, con ayuda de un cuchillo, toda la carne del pollo dejándola acumulada en la punta del ala y el hueso totalmente limpio, como si fuese un chupetín. Aprovechamos y limpiamos la grasa y piel que pueda sobrar.

Una vez listas todas las alas, condimentamos con pimienta y sal y maceramos amasando cuidadosamente para que los sabores se impregnen bien. Una vez condimentados, pasamos a rebozarlos bien en la fécula de maíz. 

Freímos en un aceite precalentado a 180º hasta que la cobertura de las alitas esté bien dorada y crocante, cuidando que estén bien cubiertas de aceite para que la cocción sea pareja. Una vez alcancen el crocante que deseamos, las retiramos del aceite y las colocamos en una rejilla para que escurran el sobrante.

Retiramos las patatas del aceite cuando las pinchemos con un cuchillo y estén tiernas y continuamos con la salsa. Colocamos en un wok a fuego medio el aceite de oliva y los dientes de ajo y dejamos por dos minutos hasta que el aceite este bien caliente. Agregamos la miel y revolvemos con cuchara de madera hasta que se disuelva por completo, agregamos las hojas aromáticas, el vermoth, la salsa de soya y nuevamente agregamos las patatas a la salsa para que todo se impregne de este sabor. Finalmente agregamos la mantequilla hasta que este derretida.

Lista la salsa con las patatas, incorporamos las alitas dentro del wok y dejamos unos minutos para que todo se macere dentro. Servimos en una fuente y a disfrutar de un plato cargado de sabor.

Si tienes dudas o quieres aportar sugerencias de recetas nos puedes contactar a cocinamosjuntos@napsix.com ¡Te contestaremos a la brevedad!

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?