Mito derrumbado: ¿Un auto convertible es más seguro que uno con techo?

Mito derrumbado: ¿Un auto convertible es más seguro que uno con techo?

A pesar de la apariencia relativamente endeble de sus estructuras de techo, los descapotables no son más riesgosos y hay estadísticas que lo demuestran.

Napsix

Napsix

Comprar un convertible es, hasta cierto punto, impulsado por motivaciones mayoritariamente emotivas e irracionales. Como la seguridad siempre es primero, esto nos ha llevado a preguntarnos, ¿hasta qué punto es seguro conducir un descapotable? ¿Es alto el riesgo de salir volando por el techo?

Existe la idea que no parezcan tan seguros como otros vehículos cuando circulan con la capota bajada, pero las estadísticas de choques cuentan una historia diferente, según el Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras -Insurance Institute for Highway Safety (IIHS)-, organización de pruebas de seguridad apoyada por la industria de seguros de Estados Unidos.

Si bien los convertibles de tela como los de techo rígido retráctil están exentos de los requisitos actuales de resistencia al aplastamiento del techo en las pruebas de choque en Estados Unidos, algunos fabricantes han reforzado voluntariamente los pilares A en ambos lados del parabrisas e instalado barras antivuelco para brindar protección adicional en choques por vuelco.

Es decir los convertibles de último modelo no son más riesgosos que los automóviles normales, según el análisis. De hecho, tanto las tasas de accidentes como las tasas de muerte de los conductores fueron más bajas para los convertibles que para las versiones no convertibles de los mismos autos.

Según las estadísticas, los convertibles estaban involucrados en un 6% menos de choques reportados por la policía por sus contrapartes convencionales. Asimismo, las tasas de mortalidad de los conductores fueron un 11% más bajas. En conclusión, los convertibles no son más peligrosos, por lo que a la hora de comprar uno hay que tener en cuenta lo mismo que con los "techados".

En detalle

  • Estuvieron involucrados en un 6% menos de accidentes que sus homólogos convencionales. 
  • La tasa de mortalidad de los conductores de convertibles resultó un 11% menor que la de sus pares.
  • Los ocupantes de de los convertibles usaron más el cinturón de seguridad y anduvieron a menor velocidad.
  • Integran barras de alta resistencia que brotan en menos de 110 milisegundos si el vehículo se vuelca.
  • Refuerzan el entorno de parabrisas para que sea menos probable que se doble bajo presión en un accidente.
  • Resistencia adicional en los arcos del techo, los pilares del parabrisas y los asientos traseros.
  • Incluso, los reposacabezas tienen barras integrales que funcionan junto con asientos reforzados para proporcionar un área virtualmente resistente al aplastamiento.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?