Así se escondió este fotógrafo para sacar las mejores fotos del funeral de Felipe de Edimburgo

Así se escondió este fotógrafo para sacar las mejores fotos del funeral de Felipe de Edimburgo

El príncipe Felipe hizo arreglos con el fotógrafo para que inmortalizara su funeral.

Napsix

Napsix

Arthur Edwards el fotógrafo que retrata hace más de 40 años a la Familia Real contó como Felipe de Edimburgo le indicó el lugar donde debía ponerse para tener las mejoras tomas de su funeral. El príncipe tenía todo planeado para inmortalizar su servicio fúnebre, indicando al fotógrafo el lugar de un falso pilar en la capilla de San Jorge.

Edwards comentó al respecto: "El duque, que planeó cada momento de su conmovedor servicio fúnebre, había hecho arreglos para que yo, como fotógrafo, me escondiera dentro de un pilar falso en la parte superior de las escaleras que conducen a la Capilla de San Jorge".

El príncipe Felipe organizó personalmente que el fotógrafo se ubicara en ese lugar preciso para la mejor toma de fotos de la realeza británica durante su funeral. Arthur explicó: “Con una hendidura en forma de buzón, era como los escondites de observación de aves donde el príncipe Felipe pasaba horas durante su retiro en Sandringham, su propiedad en Norfolk”.

Edwards conoce muy bien a la Familia Real, ya que hace más de 40 años que los retrata y ha permanecido a través de la historia de dicha casa, conociendo y retratando a Lady Di por ejemplo. El ha estado en todos los eventos familiares más importantes: matrimonios, bautismos y toda clase de encuentros familiares. Comentó a la prensa: “La posición me dejó solo a dos metros de la cruda emoción de la familia real cuando se despidieron del Duque de Edimburgo”.

Imagen: El Periódico

Prosiguió diciendo: “Desde el punto de vista más inusual de mis 44 años de fotografiar a la realeza, estaba lo suficientemente cerca para ver al príncipe Carlos, el hombre al que conozco desde hace más de la mitad de su vida, lucir roto”, y añadió: “Cerca de las lágrimas, pude ver que se dio cuenta del peso de la tarea que tenía por delante para cuidar a su madre y la monarquía”.

Imagen: Page Six

Desde su perspectiva Edwards vio que los hermanos William y Harry nunca se miraron durante la ceremonia fúnebre de Felipe de Edimburgo, mientras seguían el ataúd y entraban a la capilla. No obstante se mostró contento de que después del servicio los hermanos salieran juntos charlando, a lo que expresó: “Era una señal por la que había estado orando para que esta realeza única mostrara que hay esperanza de reconciliación en la Casa de Windsor”.

Imagen: VanityFair

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?