Amor, sustancias y excesos: todo lo que no sabes de la trágica vida de Amy Whinehouse

Amor, sustancias y excesos: todo lo que no sabes de la trágica vida de Amy Whinehouse

Una carrera exitosa; una vida llena de fracasos.

Napsix

Napsix

La increíble voz de Amy Winehouse es tan distintiva que Tony Bennet una vez dijo de ella : "Una de las mejores cantantes de jazz que había escuchado". y la soprano clásica Catherine Bott ha dicho que es "Una de esas voces que son instantáneamente reconocibles”. En cada canción dejaba su alma y esto es reconocido por el público y por profesionales.

Lamentablemente a pesar de su talento, su vida privada fue terrible y la llevó a los lugares más oscuros de la adicción por las drogas y el consumo de alcohol. Echaremos un vistazo a una de las integrantes de El club de los 27con un relato conmovedor. Hija de un taxista y una farmacéutica su vida estuvo llena de música porque en su familia había varios cantantes de Jazz.

En 1996 a la edad de 12 años se inscribió en una prestigiosa escuela de teatro, lugar del que fue desplazada por no ser aplicada y además por haberse colocado un piercing en la nariz. Parece ser que ya por aquel entonces su espíritu rebelde la llevaría por este camino.

Amy Winehouse también presenta un gran apego por los tatuajes corporales. Justamente uno de ellos, que lucía en su brazo derecho, en el que aparece una chica pin up rodeada de corazones con el nombre “Cinthia”. No es casual ya que ese era el nombre de su abuela, persona que fue un referente muy importante en la vida de Amy. Su manager asegura que Cinthia fue tan importante en la vida de Winehouse que la muerte de su abuela marcó la caída en espiral tan dramática de la cantante.

Imagen: Sol 91.5

La canción “Rehab” muestra la cruda realidad de la vida de Amy Winehouse ya que en ella dice: "Intentaron hacerme ir a rehabilitación, dije, no, no, no". En realidad ella trató de decirle sí a la rehabilitación; pero en 2005 su abuela enfermó de muerte; lo que coincide con abuso de sustancias de Winehouse. Es más la bulimia con la que había luchado en su adolescencia volvió. Este cocktail más la relación inestable que tenía con su novio Blake Fielder-Civil hizo que su vida fuera de mal en peor.

Su manager y su padre intentaron ponerla en rehabilitación, e incluso ambos se pusieron de acuerdo para lograrlo, ella se sentía bien con la idea de rehabilitar, pero cuando vio la botella los fantasmas de sus adicciones volvieron. Este episodio fue visto como la última oportunidad de Amy Winehouse de abordar su rehabilitación antes de convertirse en una estrella. Cuando volvió a pensar nuevamente en el tema fue en 2008 y ya sabemos que fue demasiado tarde.

Imagen: Metro 95.1

Su turbulenta relación con Blake Fielder-Civil en la que él admite que fue quien la introdujo en el mundo de la Heroína, el crack y las autolesiones, y aunque se siente culpable según sus dichos, no colaboró nada en la vida de la cantante. Muy por el contrario. En el momento en que Amy Winehouse estaba en el pináculo de su carrera, Civil estaba en prisión por asalto y cuando Amy falleció en 2011; también estaba preso por intento de robo y posesión de arma.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?