Tom Brady y una colección de autos digna del mejor quarterback de todos los tiempos

Tom Brady y una colección de autos digna del mejor quarterback de todos los tiempos

Aston Martin, Bugatti, Lexus, Cadillac, Ferrari y Rolls Royce, son algunas de las marcas que figuran en el lujoso garaje del reciente campeón de Super Bowl LV.

Napsix

Napsix

El mejor quarterback en la historia de la NFL, Tom Brady, colecciona algo más que anillos del Super Bowl, mismos que ya no le caben en los dedos de una sola mano. Pero por encima de ello, posee un lujoso garage donde puedes encontrar desde un Aston Martin a Rolls Royce, pasando por Cadillac, Ferrari, Lexus, Bugatti y otras marcas de alta gama. 

En marzo de 2020, firmó con Tampa Bay un contrato por dos años a cambio de 50 millones de dólares, más una serie de incentivos variables estimados en otros dos millones de dólares. Con estas cifras astronómicas, es lógico que pueda presumir de una impresionante colección de coches. 

  • Aston Martin DB11

Fue un regalo que le hizo el fabricante de automóviles británico a la superestrella de la NFL tras el acuerdo de patrocinio que firmaron. Se trata de un Gran Turismo de altas prestaciones, heredero del mítico Aston Martin DB9, que ofrece una velocidad máxima de 320 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en menos de 4 segundos. 

  • Aston Martin "TB12" Vanquish S Volante edición limitada

Una de las 12 unidades fabricadas con las que la firma británica rindió homenaje en 2017 al propio Tom Brady, bautizando el modelo con el dorsal de su camiseta. Se trata, pues, de un automóvil único que fue diseñado por el jugador como parte de su acuerdo de patrocinio con la marca. 

  • Audi R8 Spyder

Este fue el coche que conducía el personaje de Tony Stark, interpretado por Robert Downey Jr, en la película Ironman (2008), por lo que no nos sorprende que Tom Brady, un superhéroe del deporte, tenga uno en su garaje. 

  • Bugatti Veyron Super Sport

La joya de la corona definitiva para cualquier entusiasta de los coches. Solo se vendieron 30 unidades de esta obras maestra y es la pieza más cara de la colección: el siete veces campeón de la Super Bowl pagó 1.4 millones de euros por este hipercoche. 

  • Cadillac Escalade ESV

SUV con tracción en las cuatro ruedas que tiene un motor V8 de seis litros que produce 345 CV y 380 libras de torque. Respecto a su suspensión, monta de serie la 'Magnetic Ride Control' de Cadillac, el sistema de suspensión más rápido de reacción en el mundo. Lo compró en 2004, cuando se convirtió en el MVP de la Super Bowl durante el partido Patriots vs Panthers.

  • Ferrari M458-T

Ninguna colección de coches de lujo está completa sin un Ferrari y la de Tom Brady no es una excepción. El superdeportivo italiano, de motor central y tracción trasera, tomó el relevo en 2015 del Ferrari 458 Italia. Su precio ronda los 200.000 €, alcanza una velocidad máxima de 330 km/h y puede acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 3 segundos.

  • Jeep Grand Cherokee

Otro SUV de la flota de Brady es este todoterreno familiar. Juegan a su favor una estética inconfundible y una relación tamaño/precio bastante favorable en términos generales. Es un coche espacioso, bien equipado y cómodo, ante todo, y está muy orientado al mercado americano como target principal. 

  • Lexus GS450h

Una berlina híbrido lujosa y confortable que agrega elegancia y clase a la flota de Brady. Cuenta con un motor de gasolina de altas prestaciones, un V6 con 296 CV. Además, cuenta con un motor eléctrico de 200 caballos que también transmite su par a las ruedas posteriores. 

  • Maserati GranTurismo

El motor V8 de 4,7 litros está montado en todos los modelos GranTurismo. Desarrolla 460 CV y 520 Nm de par motor, y alcanza unas impresionantes 7.500 rpm. También produce el legendario sonido que solo puede provenir de un V8 atmosférico, totalmente italiano. Nunca se había ofrecido tal nivel de potencia con un aspecto tan bello, lo que abrió las puertas a nuevas posibilidades para los viajes de larga distancia.

  • Rolls-Royce Ghost

Puede considerarse en muchos aspectos el hermano pequeño del Rolls Royce Phantom. Cuenta con una longitud cercana a los cinco metros y medio en su variante estándar, lo que le coloca por encima de la media de sus rivales. Su diseño le añade un plus de personalidad por sus formas elegantes y sofisticadas, aunque lo verdaderamente llamativo es su interior. 

Con información de Revista GQ

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?