Snack ligero: hornea unos palitos de calabacín ¡rápido y fácil!

Snack ligero: hornea unos palitos de calabacín ¡rápido y fácil!

Los palitos de calabacín con parmesano se convertirán en un aperitivo de lo más recurrente. Ve y toma nota.

Napsix

Napsix

Esta increíble receta  tiene una base de ingredientes saludables y de verdura que los hacen especialmente beneficiosos para toda la familia. El calabacín es una verdura saciante que tiene una serie de propiedades ideales para mantener la línea y conseguir incorporarse en nuestro menú semanal. 

Gracias al parmesano podremos crear un rebozado perfecto. Para evitar más grasas no vamos a freírlos, los cocinaremos al horno para conseguir ese sabor crujiente y delicado que hará las delicias de los más exigentes. Si quieres cocinar el calabacín de una forma distinta, toma nota de estos palitos de calabacín y parmesano, son deliciosos.

Ingredientes:

  • 1 calabacín
  • 60 gr de parmesano rallado
  • 30 gr de pan rallado
  • 3 gr de ajo en polvo
  • 20 gr de perejil seco
  • 3 gr de sal

Procedimiento:

Para preparar estos palitos empieza encendiendo el horno. Esta herramienta permitirá cocinar este aperitivo con menos grasas, lo precalienta a 200º para que vaya tomando temperatura.

Sigue con el calabacín, lo lavaremos para poder cortarlo con la piel incluida. Lo cortas en palitos de más o menos el mismo tamaño para que se cocinen a la vez.

Vas a preparar el rebozado, en un plato poner el parmesano, el pan rallado, el ajo en polvo y el perejil seco. Mezcla estos ingredientes para que formen una sola masa. Le puedes poner más parmesano que pan rallado si nos gusta su sabor o aumentar la cantidad de ajo, las cantidades son orientativas.

Poner los palitos sobre la mezcla para que se impregnen bien de todos los sabores. Puedes usar una técnica que consiste en poner el rebozado en una bolsa de congelador que sea consistente y de un tamaño mediano. Coloca el calabacín y agita hasta que esté perfectamente cubierto con la mezcla.

A medida que tengas los palitos rebozados los colocamos en la bandeja para el horno. La habrás forrado con un poco de papel vegetal para que no se peguen. Cada palito estará con la piel hacía abajo para que queden lo más crujientes posibles.

Los pondrás en el horno a 180º durante unos 30 minutos. Dependiendo del tamaño pueden estar antes. Observa los palitos hasta que estén dorados por fuera y quedan suaves por dentro.

Sirve en caliente, están mucho más gustosos con el queso fundido. Los acompañarás con una salsa de tomate y de un poco de mayonesa, serán un entrante ideal.

Si tienes dudas o quieres aportar sugerencias de recetas nos puedes contactar a cocinamosjuntos@napsix.com Te contestaremos a la brevedad! 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?