De adinerados a indigentes: cuatro malas prácticas que llevaron a la quiebra a multimillonarios

De adinerados a indigentes: cuatro malas prácticas que llevaron a la quiebra a multimillonarios

Uno de los errores más grandes que puede cometer una persona es creer que su fortuna durará toda la vida y nunca se acabará. En la nota, algunos hábitos que llevaron a la ruina a "nuevos ricos".

Napsix

Napsix

Si hay algo por lo que se los destaca a aquellos que tienen grandes fortunas es de cuidar y planear cómo gastar su dinero. Constantemente se educan para hacer un buen uso de él. Sin embargo, están aquellos que de la noche a la mañana se vieron beneficiados por una herencia o una donación y se convirtieron en multimillonarios. En estos casos, muchos no saben cómo cuidad sus finanzas y creen que el dinero les durará para toda la vida, cosa que en la realidad, no sucede. En la nota te contamos acerca de cuatro hábitos que llevaron a estos "nuevos ricos" a la ruina.

No hacer cuentas

No importa cuánto dinero tengas, siempre es importante tener un presupuesto para ver en qué lo gastas y por qué. Es vital rastrear los gastos pequeños en los que nunca se presta atención, los famosos "gastos hormiga". Los millonarios siguen cada proceso de su dinero y los futuros quebrados no están atentos si hay transacciones extrañas en sus cuentas. No comparan precios y no les interesa si pagan de más alguna factura, ya sea en el supermercado, en un restaurante o en un hotel.

Exceso de compras emocionales

Quienes terminan en bancarrota tienen una gran necesidad de realizar compras meramente emocionales. No compran porque lo necesitan sino porque su estado de ánimo se los pide a gritos. No están atentos a las rebajas ni a los cupones de descuento y pasan su tarjeta como si no existiera un mañana. No les interesa defender su dinero y eso, en un paso, los lleva de estar en la cima a estar en el suelo.

No tienen múltiples fuentes de ingreso

Durante más de cinco años el autor Thomas C. Corley's estudió a diversos millonarios y descubrió que la gran mayoría tenía varias fuentes de ingreso. Aquí es donde se aplica el famoso refrán popular "no pongas todos tus huevos en una canasta”. Es importante percibir dinero de distintas fuentes por si alguna comienza a fallar tienes otra de respaldo.

No pensaron bien a la hora de invertir

A diferencia de los grandes inversores, los "nuevos ricos" colocan su dinero de manera impulsiva en los negocios y se inspiran en "The Wolf of Wall Street". Creen que nadie tiene algo para enseñarles y ahí caen en un gravísimo error: siempre hay algo nuevo por aprender y más aún si se trata de finanzas.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?