10 consejos para activar tu metabolismo sin ir al gimnasio

10 consejos para activar tu metabolismo sin ir al gimnasio

Si no eres fan de las pesas y rutinas, hay una serie de trucos sencillos que pueden darte una mano para conseguir mantener un peso corporal adecuado.

Napsix

Napsix

Nuestro metabolismo influye en la tendencia a aumentar de peso y de grasa corporal. Por eso, buscar opciones para intentar acelerar nuestro metabolismo es una buena opción. Más aún si pensamos en que el metabolismo tiende a ralentizarse a partir de los 40 años, más en el caso de las mujeres.

Por eso, si no eres fan del gimnasio, hay una serie de trucos sencillos que pueden darte una mano para activar tu metabolismo y conseguir mantener un peso corporal adecuado. Tomá nota.

  • Reducir la ingesta calórica

Comer, por supuesto, nos aporta energía pero comer poco es preferible para mantenernos activos. Cuando tenemos hambre, o no comemos en algún tiempo, se activa en un gasto de calorías reservadas y en el propio organismo se produce un cierto cambio que hace que aumenten los niveles de cortisol, que nos activarán. De hecho, sabemos que cuesta dormir cuando tenemos hambre, ya que tenemos la mente en alerta. Por supuesto, no se trata de pasar hambre, pero sí de procurar lograr el equilibrio.

  • Así debe ser tu dieta

Se recomienda una dieta con alimentos de fácil digestión, sobre todo rica en proteínas. Las digestiones lentas o pesadas van a provocar que el organismo gaste o necesite esa energía. La dieta, además, debería ser rica en proteínas que van a proporcionar más contenido de calorías que provocaran una hipertermia en el organismo por el aporte de calorías ya que las proteínas tienen por sí mismas un alto nivel metabólico basal.

  • Beber agua fría

Un gesto sencillo que puede ayudarnos a activar nuestro metabolismo. Y es que si bebemos agua fría, nuestro organismo pasara a consumir calorías para mantener la temperatura corporal.

  • Tomar estimulantes, como el café o el té verde

La cafeína y la teína de alimentos como el café, el té verde o negro actúan como estimulantes y activarán el organismo. Además, contienen pocas calorías, lo que ayudará a mantenernos activos y del mismo modo ayudará a disminuir la ingesta excesiva de calorías.

  • Comer alimentos picantes

Los alimentos picantes tienen efecto térmico en el organismo, estimulan la temperatura corporal, se consumen más calorías, disminuye la sensación de hambre y activas el organismo. La capsaicina es el activo picante de los alimentos como la pimienta o los pimientos. Puede activar sustancias directamente implicadas en la regulación del metabolismo y la energía.

  • Incorporar el ejercicio en las rutinas diarias

A diario podemos activarnos esforzándonos en una actividad más energética del día a día, como puede ser levantar los objetos pesados, lo que además ayudará a mantener y a mejorar la masa muscular. Una buena idea es procurar hacer más rápido las rutinas diarias como por ejemplo limpiar los cristales, hacerlo enérgicamente, rápido y levantando los brazos. Si necesitamos desplazarnos, hacerlo en la medida de lo posible andando y si podemos, a paso ligero. 

  • Mantenernos de pie

Mantenernos de pie, pasando más rato que sentados nos ayuda a mantenernos activos, a que nuestro organismo necesite activar el metabolismo para ese esfuerzo extra que necesitamos. Por eso, no conviene que nos sentemos a la primera de cambio, ni mucho menos tumbarnos en el sofá.

  • Horario estricto

Es importante tener en cuenta que no dormir las horas necesarias va a provocar una falta de energía, pero un exceso de horas de sueño, del mismo modo va a provocar más “pereza”. Lo ideal sería dormir las horas necesarias, no menos de 7 ni más de 8, y siempre en el mismo horario si es posible, ya que ayudará a que durmamos mucho mejor. De hecho, niveles altos de melatonina están directamente relacionados con niveles altos de serotonina.

  • Mantener una actitud positiva y activa

Hay que mantener la mente activa, con una actitud positiva y alegre, lo que siempre nos mantendrá con energía, a diferencia de un estado depresivo, que siempre va ligado al sedentarismo. Tener altos niveles de serotonina ayuda a mantenernos alegres y activos, evitando depresiones. 

  • Gingseng, espirulina o rhodiola

Las sustancias adaptógenas, como el gingseng, la espirulina o la rhodiola van a aportar energía de forma natural sin ser estimulantes y se denominan adaptógenos porque se van a adaptar a las necesidades de la persona que lo va a tomar. Son específicamente ideales en personas que sienten ligera depresión o apatía, ya que aportaran energía por la mañana al tomarlas.

Con información de Hola.com

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?