Aterrador relato: Marilyn Manson es acusado de violento y abusador

Aterrador relato: Marilyn Manson es acusado de violento y abusador

El artista estadounidense ha sido acusado por su ex pareja y varias mujeres más de cometer abusos de todo tipo.

Napsix

La actriz protagonista de la aclamada serie de HBO “WestWorld”, Evan Rachel Wood, sorprendió al dar a conocer el nombre de su abusador, el cual la sometió durante años. En una publicación realizada en su cuenta de Instagram se explayó sobre la traumática experiencia que le tocó vivir.

“El nombre de mi abusador es Brian Warner, también conocido en el mundo como Marilyn Manson. Comenzó a acosarme cuando era adolescente y abusó horriblemente de mí durante años”, denunció la joven actriz estadounidense en el comunicado que además de hacerlo público en la red social fue enviado a la publicación Vanity Fair.

“Me lavaron el cerebro y manipularon hasta la sumisión. Ya no voy a vivir más con miedo a las represalias, injurias o extorsiones. Estoy aquí para exponer a este hombre peligroso y a las muchas industrias que habilitaron su comportamiento antes de que arruine más vidas. Todo mi apoyo a las muchas víctimas que ya no guardarán silencio”, finaliza su declaración.

Lo que causó más indignación aún es el hecho de que Marilyn Manson y Rachel Wood fueron pareja durante un largo periodo desde 2007 hasta 2010, llegando incluso a estar comprometidos. En aquél momento la pareja causaba extrañeza por la amplia diferencia de edad, sobre todo porque Evan Rachel Wood tenía tan solo 19 años, mientras que Manson ya había cumplido 38.

En el pasado Marilyn Manson ya había sido acusado de realizar prácticas abusivas contra mujeres; e incluso luego de la denuncia de Wood otras tantas se han animado a dar su testimonio. En una entrevista concedida al medio Spin en 2009, Manson con total naturalidad narró que había fantaseado con “romperle el cráneo con un mazo”. Durante la misma conversación compartió un escalofriante relato sobre la navidad de 2008, cuando según su declaración la llamó 158 veces infringiéndose daño a sí mismo en cada llamado: “Cada vez que la llamé ese día, tomé una hoja de afeitar y me corté en la cara o en las manos. Quería mostrarle el dolor por el que me hizo pasar. Fue como, ¡Quiero que veas físicamente lo que has hecho!”

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?