Flor de Nochebuena la planta que no puede saltar en tu mesa navideña

Flor de Nochebuena la planta que no puede saltar en tu mesa navideña

La Flor de Nochebuena es una de las protagonistas de la Navidad, sin embargo, es una hermosa planta para incorporar al jardín. Descubre cómo cuidarla.

Napsix

La Flor de Nochebuena no puede faltar en la decoración navideña de ningún lugar, pero también es una especie excelente para tu jardín. En algunos países, esta planta es tan popular que se cultivan durante todo el año y, en esta época, se hacen ferias exclusivamente para su venta.

Si deseas que la Flor de Nochebuena llegue con todo su esplendor hasta Navidad, estos consejos te serán muy útiles. Sin dudas, teniendo en cuenta estos cuidados, será la protagonista de tu decoración.

Foto: Shutterstock

¿Cómo cuidar la Flor de Nochebuena?

Esta planta requiere de varias horas de luz por día, sin embargo, los rayos directos del sol pueden llegar a quemar sus hojas y afectar. Si quieres que sus flores vivan durante mucho tiempo debes ubicarla cerca de una ventana y abre las cortinas para que pueda disfrutar de la iluminación.

Otro punto importante es la temperatura. Esta planta es nativa de México y los cambios bruscos del tiempo no le caen nada bien. Si vives en zonas frías, procura ubicarla lejos de la calefacción. En cambio, en las zonas de mucho calor, mantenla lo más fresca posible, aunque nunca cerca de la salida de aires acondicionados.

El riego también es fundamental. Uno de las causas más frecuentes que terminan haciendo que las plantas de interior mueran, es el exceso de agua. Mantener el sustrato húmedo evitando encharcarlo es lo ideal.

Foto: Shutterstock

El riego debe realizarse con frecuencia, pero no en grandes cantidades. Lo ideal es hacerlo cada tres días o esperar a que la tierra esté completamente seca para agregar más agua.

Mi planta se marchito, ¿qué hago?

Dependiendo del problema, hay algunos consejos que puedes seguir para revivir tu Flor de Nochebuena.

Intenta retirarla de la maceta sin que se deshaga el pan de tierra, si este está muy húmedo deja que se seque un poco. Poda las puntas procurando dejar dos nudos –de ahí es que saldrán los brotes-. Quita un poco de tierra y vuelve a ponerla en la maceta, cuida de los drenajes no se hayan tapado y rellena con tierra rica en materia orgánica.

Ubícala en un lugar poco luminoso y fresco. No la riegues en exceso.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?