Jardinería

Por qué abonar el jardín con cáscaras de papa o patata es fundamental

Muchas de las cosas que consideramos "basura" pueden tener un segundo uso realmente sorprendente. La cáscara de papa o patata es una de ellas. Aprende cómo fertilizar el jardín.

Napsix sábado, 25 de diciembre de 2021 · 10:12 hs
Por qué abonar el jardín con cáscaras de papa o patata es fundamental
Foto: shutterstock

Tener un jardín saludable no es sinónimo de grandes sumas de dinero ni de horas de esfuerzo. Existen muchas técnicas económicas y rápidas con las que conseguirás que tus plantas luzcan bellas y crezcan sin problemas. Además, se tratan de recetas en las que se utilizan deshechos de alimentos y cosas que tenemos en casa. Esto trae un enorme beneficio añadido: disminuimos nuestra producción de basura.

Las cáscaras de papa o patatas se pueden convertir rápidamente en un excelente fertilizante para tu jardín, con ellas lograrás que las semillas germinen con mayor facilidad. Además, al incorporar materia orgánica al sustrato provocarás que bacterias buenas se adueñen de la tierra y la aireen. Otro de los usos que puedes darle, es colocarla como trampa para los bichos bolitas, estos la adorar. Por lo tanto, puedes colocar un poco en un rincón y luego retirarlos a todos fácilmente.

Foto: shutterstock

Cómo utilizar la cáscara de papa o patata como fertilizante

Para tener un gran abono no es necesario realizar demasiados pasos o dedicarlo mucho tiempo. Es que, la cáscara de papa puede usarse incluso directamente. Lo mejor es colocarla debajo de la tierra. Si tenemos una maceta, se debe hacer un pequeño hoyo colocar un poco de las cáscaras y luego taparlo. Esto hará que no lleguen insectos como las hormigas.

También se puede realizar un preparado con ella para regar las plantas o colocarlo en un tanque de riego si tenemos un espacio muy amplio.

Foto: shutterstock

Debes colocar medio kilo de cáscaras de papa a hervir en un litro de agua. Espera 5 minutos más cuando rompa hervor. Apaga el fuego y deja reposar durante al menos dos horas o hasta que esté completamente fría.

Finalmente, cuela la preparación y usa el líquido para regar. La mezcla puede guardarse en una botella o recipiente en la heladera al menos una semana. Por lo tanto, puedes usarla en varias ocasiones.

Archivado en