Murió a los 81 años

La tremenda historia del hijo falso de Vicente Fernández

Tras la muerte del gran cantante mexicano Vicente Fernández, vuelven a ser noticia todos los escándalos que marcaron su vida.

Redacción MDZ Online lunes, 13 de diciembre de 2021 · 10:23 hs
La tremenda historia del hijo falso de Vicente Fernández

Fue en 1992 que la Dinastía Fernández debió afrontar un nuevo escándalo. Es que la actriz Patricia Rivera reveló al mundo que había dado a luz a un hijo de Vicente Fernández. A pesar de la conmoción, la noticia no parecía una gran sorpresa ya que el Chente era conocido por sus aventuras extramatrimoniales y hacía gala de sus amoríos a pesar de estar casado desde hace años con Doña Cuquita.

Rivera y “el último mariachi” había filmado juntos “El Arrancados” en 1978 y mantuvieron un romance durante el rodaje. En 1986 nació Pablo Rodrigo, quien a los 5 años fue reconocido por Fernández como su hijo.

Durante 13 años convivió con la familia del Charro de Huentitán mientras se abría camino en el mundo de la música. Incluso la matriarca del clan llegó a aceptarlo permitiendo que pasara largos periodos en el rancho “Los tres Potrillos”, junto a los cuatro hijos del matrimonio.

Fue en 2005 que la historia tuvo un giro sorprendente. Todo inició tras uno de los momentos más traumáticos que debieron afrontar los Fernández durante su vida de gran exposición mediática.

En 1998, el hijo mayor de la dinastía, Vicente Jr, desapareció y la familia recibió el mensaje de un grupo de secuestradores en el que se exigía una gran suma de dinero –que nunca fue revelada- para devolverlo con vida. Durante los cuatro meses de cautiverio, a Vicente Jr le mutilaron dos dedos de su mano izquierda para enviárselos a su familia.

Tras deber pasar por esa difícil situación Doña Cuquita decidió adquirir un seguro antisecuestro en caso de que la familia fuese nuevamente sometida a tal tortura. La aseguradora requirió muestras de sangre de cada uno de los miembros del clan para llevar adelante el trámite.

Luego de este procedimiento se supo una terrible verdad, Pablo Rodrigo no era un Fernández.

De ahí en más, las versiones sobre lo que ocurrió se contraponen. El joven asegura que la familia le retiró el habla y, tras 13 años de convivencia, se convirtió en un paria. Por su parte, El Chente indicó que Pablo Rodrigo llegó a decir que nunca sintió aprecio por él.

Archivado en