Sin demasiado esfuerzo, cómo trasplantar una orquídea

Sin demasiado esfuerzo, cómo trasplantar una orquídea

Estas plantas son de gran belleza, conoce cómo trasplantarlas para lograr que crezcan en otro sitio

Napsix

La familia de las orquídeas abarca una amplia variedad de especies caracterizadas e identificables por la complejidad de sus flores que la hacen una planta muy elegida por muchas familias para decorar sus jardines. Su cultivo es muy simple si se siguen algunos cuidados específicos. Sin embargo, a veces resulta necesario trasplantarla y para ello, también hay consejos específicos.

Trasplantar la orquídea no es una tarea que debemos hacer con regularidad. De hecho, se aconseja no hacerlo periódicamente. Sin embargo, hay ocasiones en las que la planta reclama cambiar de sitio. Esto puede pasar cuando aparece una plaga o bien cuando las raíces crecen mucho y sobresalen, dado que la maceta queda pequeña para esta planta.

En ocasiones, debemos trasplantar las orquídeas porque su maceta quedó pequeña
Fuente: Unsplash

Cuando eso sucede, resulta necesario poner en práctica un procedimiento sencillo, aunque deberás ser cuidadoso para prevenir inconvenientes, dado que un trasplante descuidado, podría provocarle daños.

Concretamente, cuando decidas llevar adelante esta tarea, asegúrate de hacerlo después de la floración, esto es, cuando esté en letargo. Además, ten el recaudo de cuidar las raíces, para evitar lastimarlas cuando las saques de la maceta.

Pon tus orquídeas donde reciban luz indirecta
Fuente: Unsplash

Antes de sacar tu orquídea de su maceta, ocúpate de tener el otro recipiente ya preparado, de manera de que el traslado sea lo más rápido posible. Sitios especializados recomiendan que estas tengan un sustrato adecuado para esta especie. Además, asegúrate de que este tenga el drenaje pertinente para que no se encharque y tenga el tiempo de adaptarse.

Cuando lo hayas hecho, los siguientes días mírala de cerca para controlar su buen desarrollo. Ubícala en un sitio donde reciba luz indirecta, ya sea en el interior de la casa o bien en el jardín, donde además, no sufra del frío ni del calor excesivo. Además, se sugiere que la nueva maceta sea transparente, para que las raíces también reciban sol.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?