Recetas naturales para terminar con las cochinillas del jardín

Recetas naturales para terminar con las cochinillas del jardín

La cochinilla es una de las plagas más tenidas por todos los amantes de la jardinería.

Napsix

Sea cual sea su especie, las cochinillas son una de las plagas más difíciles con las que debemos lidiar en las huertas y los jardines. Estos insectos establecen una relación parasitaria con las plantas y absorben su savia al punto de poder ocasionar la muerte del ejemplar afectado.

Debido a su morfología, acabar con ellos puede ser todo un desafío. Es que, poseen una cubierta que las protege de los tratamientos que normalmente son utilizados para prevenir y controlar a los insectos dañinos. Esto entonces requiere de medidas más drásticas para acabar con ellas.

Foto: Agroverdad

Algunos datos importantes que debes conocer es que, dentro de esta súper familia, se han descripto más de 8.000 especies. La cochinilla algodonosa, la acanalada o la parda son algunas de las más conocidas por los amantes de la jardinería y agricultores debido a que son una de las principales causas de pérdidas económicas en cultivos como los cítricos.

Recetas naturales para terminar con la cochinilla

Para poder eliminar esta plaga es fundamental saber que son las hembras de este parásito las que normalmente podemos observar adheridas a las plantas. Ellas son, generalmente, inmóviles ya que se fijan a la planta huésped y se alimentan de ella mientras se protegen con su coraza y segregan una sustancia que atrae a las hormigas. Estas últimas son las que las protegen de los depredadores naturales.

Para evitar que le continúen haciendo daño a la planta se debe romper con esta adhesión. Usualmente, uno de los métodos más efectivos es utilizando agua jabonosa para hacerlo. Claro que esta tarea es conveniente solo en plantas pequeñas o en una cantidad razonables.

Foto: Mamboreta

Solo es necesario un jabón neutro (en pan o blanco) diluido en agua caliente. Cuando la mezcla esté fría se debe raspar con una esponja la superficie afectada.

El uso de aceites es otro de los métodos más utilizados. Este es más conveniente cuando se trata de lugares amplios. Lo ideal es usar una mezcla de aceite de Neem y jabón potásico diluidos en agua. Las aplicaciones deben realizarse cada dos días durante un periodos de 10 días y luego, para prevenir, una vez al mes.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?