Te conmoverás hasta las lágrimas: el perro lazarillo que ayuda a un perro ciego

Tao es un perro Golden Retriever que a causa de una enfermedad en poco tiempo ha perdido ambos ojos, afortunadamente para él su amigo Oko siempre estará para ayudarlo.

Napsix

Napsix

Un perro lazarillo puede cambiar drásticamente la vida de una persona, de eso no hay dudas. Pero haciendo un ejercicio de empatía, se imaginan ¿cómo debe ser para un perro quedarse ciego?, sin la herramienta de la comunicación para pedir ayuda es muy difícil que pueda desenvolverse solo.

Por suerte para Tao el tiene un amigo de su especie que le sirve de apoyo y no lo deja solo en ningún momento. Oko, tal es el nombre del perro guía, conduce y orienta a su compañero por el mundo como Sancho a su Don Quijote desde que él perdió la visión a causa de un glaucoma.

Como explicó su veterinario, el glaucoma se produce por la acumulación de líquido en el ojo que no se puede drenar. Es difícil de detectar pero puede ser tratado si se lo advierte a tiempo, es por esto la importancia de las consultas veterinarias cada cierto periodo.

Tao quedó completamente ciego en el lapso de un año luego de que le diagnosticaran el glaucoma. En un primer momento solo le extirparon un ojo; pero once meses más tarde debieron también quitarle el otro, pues ya no soportaba el dolor.

Fue en ese momento que llegó Oko a facilitarle la vida y ofrecerle su amistad a Tao; hoy son inseparables y no hacen nada si no están juntos. Comer, dormir, e incluso bañarse; todo el tiempo están compartiendo sus vidas, tal y como se refleja en la cuenta de Instagram de Tao con casi catorce mil seguidores.

Temas