Por esa razón: se filtró el regaño de la Reina Isabel al príncipe Harry durante una pelea

El príncipe Harry se enfureció cuando su ayudante no pudo satisfacer la demanda de Meghan y la Reina lo puso en su lugar.

Napsix

Napsix

El conflicto se originó cuando Meghan Markle se quiso probar la tiara que la pareja había elegido para su boda. La confidente de la Reina, Angela Kelly, le explicó a Meghan que no podían visitar el Palacio de Buckingham con su peluquero porque el protocolo dicta que se debe hacer una cita para acceder a las joyas de la Reina.

En ese momento, Harry se enfureció y usó un lenguaje ofensivo sobre la Sra. Kelly. Además presionó a los cortesanos para que la convencieran de viajar a Londres a ver a su estilista estadounidense Serge Normant y desbloquear el armario donde estaba la tiara.

La Sra. Kelly se enteró del estallido y alertó a la Reina sobre su mal lenguaje, lo que provocó que la monarca convocara a su nieto a una reunión privada. "Lo pusieron firmemente en su lugar", dijo una fuente real. "Había sido francamente grosero", aclararon.

Una amiga de la familia contó: “Meg había trasladado a su peluquera desde París para practicar el peinado y necesitaban la tiara”. Otra fuente insistió: “Harry y Meghan pueden haber interpretado erróneamente que les dijeron que no podía tener acceso inmediato a la tiara como un desaire, pero Angela estaba siguiendo el protocolo del Palacio”.

Según le indicó la Reina a Harry, tiene desaconsejado criticar a la Sra. Kelly, de 61 años. Ella es la hija de un estibador de Liverpool, que ha subido en las filas reales para convertirse en uno de los asesores más confiables de la Reina.

La Reina nombró a la Sra. Kelly, apodada AK47 debido a su manera intransigente, miembro de la Real Orden Victoriana en 2006 y la promovió a Teniente de la misma Orden en 2012 por “servicio personal distinguido”. También es la Asesora y Curadora personal de Su Majestad, un papel que no se había otorgado previamente a un sirviente real.

Temas