Asombroso: elige una princesa Disney y te diremos que desorden padeces

Este asombroso test revelará cuánto daño te han hecho los relatos mágicos de princesas.

Napsix

Napsix

Blancanieves : Con la personalidad más dependiente de todas, ante el primer signo de adversidad correrá a resguardarse bajo un hombre y acomodarse a sus deseos. Una princesa de Disney que cumplirá con las tareas de la casa que le asignen a cambio de cuidado y protección. Probablemente te valgas de tu belleza para salir de problemas pero siempre debiendo algo a la figura masculina.


Cenicienta: Otra princesa hecha al molde de Disney; siempre esperando ese hombre que te rescate de tu realidad, te falta determinación para ser artífice de tu propio destino. Sin quejarte ni denunciar o reaccionar ante los maltratos, siempre servicial y de bajo perfil, esperas aprobación en todo lo que haces.


Aurora: Siempre viviendo de los sueños, para sorpresa de nadie también esperas el hallazgo de un amor verdadero que "te salve". En lugar de decidir por ti, estás a expensas de lo que digan tus padres, pareja, amigos, e incluso enemigos.


Ariel: El miedo a la soledad te domina y tu credulidad te hace capaz de dejarlo todo por un hombre con las esperanzas de que él haría lo mismo por ti. Probablemente dejarías de ser tu misma o aplazarías tus deseos por complacer o caer bien a los demás, sobre todo a tu pareja, la influencia de Disney se hace sentir.

Bella: Con fuerte tendencia a las relaciones tóxicas, eres la clásica mujer que cree que puede cambiar a un bruto o peor aún violento. Buscarás transformar su temperamento con  delicadeza y haciendo gala de tu educación, y él en algún momento demostrará un dejo de dulzura a lo cual te aferrarás. La única salida es valorarte para poder ver que las oportunidades abundan.


Jasmín: Un caso de rebeldía por exceso, idolatras a tu padre pero a la vez reniegas de él como síntoma claro de que lo has tenido todo. Rompes las reglas y buscas en lo que sea un poco de emoción incluso en tu pareja, una receta para tomar malas decisiones. Tu narcisismo lleva a que todo tenga que rondar a tu alrededor.


Mulán: Una suerte de excepción a lo que las princesas de Disney nos tienen acostumbrados Los mandatos familiares te arrastran y se llevan tus propias inquietudes; además necesitas para hacerte valer adoptar un rol masculino siempre dispuesta al sacrificio por los demás te vas diluyendo sin hacer lo que tu sientes es tu esencia. 

Pocahontas: También emocionalmente dependiente, en este caso una no princesa de Disney, que en principio puede parecerse a Blancanieves. Pero la dependencia se genera más bien en lo intelectual, no es que te falte ese valor, sino que gustas de hombres que se presenten como conocedores del mundo y denuesten tus creencias, te "perfeccione" como mujer y te demuestre que tan superior es él por sobre ti. Un gran problema de inseguridad.

Temas