¿Están casados?: la insólita historia entre Keanu Reeves y Winona Ryder

El actor no pudo disimular su asombro ante el anuncio de la actriz. El relato no tiene desperdicio, conoce como fueron los hechos.

Napsix

Napsix

Keanu Reeves ​es un actor y músico canadiense de 56 años, algunas de sus importantes actuaciones se encuentran en John Wick y The Matrix, que actualmente se está rodando la cuarta entrega de la saga en Alemania. El actor y la actriz estadounidense de 48 años, Winona Ryder, se conocieron en 1988 en los sets de grabación de la película “Drácula”.

En aquel entonces, por su talento, a Winona le llovían papeles protagónicos y hasta podía tomar sus propias decisiones en cuanto a quienes la acompañaban en los libretos que le tocaba interpretar, tal es así que fue ella misma la que solicitó la presencia de Keanu para interpretar el papel de su marido, Jonathan. Todo el mundo decía “Sí” a sus pedidos.


Durante la grabación Ryder comenzó a sufrir momentos totalmente desagradables con su director Francis Ford Coppola, que iban desde las faltas de respeto hasta los insultos. Ante esta situación Reeves ayudó a su compañera haciéndole la grabación más llevadera, al punto que la joven actriz escribió en su diario: “Angustia, angustia, angustia, angustia, gracias a Dios que está Keanu. Gracias a Dios que voy a ver a Keanu”.

Los únicos recuerdos buenos que pudo llevarse Winona de la grabación de “Drácula”, fueron los momentos compartidos con Keanu Reeves con quien logró una maravillosa amistad que se mantiene hasta la actualidad. “Es una buena amiga. Tiene sentido del humor, una mente inteligente, un hermoso corazón y un hermoso espíritu”, afirmaba el actor canadiense.

En 2019 Winona Ryder sorprendió a la prensa afirmando que ella y el actor estarían casados hace muchos años, pero los medios y los fans no eran los únicos sorprendidos, Keanu no entraba en su asombro por lo anunciado por la actriz. Lo cierto es que el director Coppola era tan obsesivo con sus producciones que durante la filmación de “Drácula”, en una escena, Mina y el personaje de Reeves se casan y para ello contrató a un cura real rumano que ofició el rito original. Finalmente, los actores tomaron con mucho humor esta situación.

Temas