Increíble pero real: el estado más grande de USA ¡era ruso!

Rusia y Estados Unidos mantienen una rivalidad histórica, hoy solo en el plano económico, pero en algún momento la tensión fue bélica. ¿Cómo es que Rusia se hizo dueña de un estado Norteamericano?

Napsix

Napsix

Estados Unidos y Rusia compiten hace tiempo, la rivalidad quedó patente durante la guerra fría, y continúa hasta hoy aunque se ha desplazado al terreno económico. Lo que nadie conoce es este antecedente histórico previo a eso, ¿cómo puede ser que Rusia fue dueño de un estado Norteamericano?

El estado al cual estamos haciendo alusión en particular es Alaska, que con 1.717.854 km² se configura en el territorio más extenso de los Estados Unidos de Norteamérica. Alaska se encontraba bajo dominio ruso, ya que ellos lo habían descubierto; pero tanto España como Gran Bretaña estaban interesados y organizaban expediciones hacia el territorio para intentar colonizarla. Evidencia de estos intentos de colonización son por ejemplo las expediciones españolas cuyo legado actualmente en el estado congelado es que existan ciudades con los nombres de Valdez o Cordova.

Un poco de contexto histórico: Rusia salía de la guerra de Crimea, un conflicto armado que tuvo lugar entre 1853 y 1856. Se enfrentaban por un lado el Imperio Ruso y el Reino de Grecia, contra la liga formada por el Imperio Otomano, Francia, el Reino Unido y el Reino de Cerdeña. Esta guerra finalizará con el tratado de París de 1856.

Pero entonces, ¿cómo es que Alaska es hoy un estado Norteamericano? Luego de la guerra de Crimea, el Imperio Ruso quedó con grandes dificultades económicas; cómo ya dijimos el territorio de Alaska estaba siendo acechado constantemente y su defensa le resultaba costoso y complicado. Ante esta situación el Zar Alejandro II encontró como solución venderle el territorio a E.E.U.U. en una operación propuesta por el Secretario de Estado norteamericano William H. Seward.

La opinión pública de ambos países se opuso en el momento. Los rusos pensaban que el esfuerzo empleado de años se perdería inútilmente; y los estadounidenses afirmaban que era un gasto innecesario la compra de un lugar con un clima tan hostil. El trato se cerró por unos 7.2 millones de la moneda de Estados Unidos, lo que convertido al valor de hoy serían 100 millones de dólares. En ese momento los medios del país del norte llamaron a la transacción “la locura de Seward”; ninguno sabía que sólo en los primeros 50 años de posesión los norteamericanos ganarían 100 veces más que el valor de la compra. Rusia no supo ver el potencial de Alaska, que se convirtió en el mayor proveedor de oro y uno de los mayores productores de petróleo del territorio estadounidense.

Temas