Golosina casera: jengibre confitado una delicia ¡en 5 pasos!

El jengibre está presente en muchísimas preparaciones, se ha vuelto un básico de la despensa, pruebes esta delicia y te sorprenderás.

Melisa Bubica

El jengibre se ha vuelto muy usual por sus propiedades nutricionales y la versatilidad en la cocina. Se utiliza en recetas de pastelería, en infusiones, carnes y mucho más, tanto que hoy lo haremos confitado. Esta preparación es excelente para budines y pasteles, en poco tiempo y con 2 ingredientes tenemos un dulce casero.

El jengibre es muy preciado por su aroma y sabor picante, también porque contiene  vitamina C , vitamina B9 , magnesio y potasio. Hoy aprovecharemos al máximo esta raíz, apunta los detalles de la receta

Ingredientes:

  • 250 gr de raíz de jengibre
  • 700 ml de agua
  • 250 gr de azúcar blanquilla

Procedimiento:

  1. Pelamos el jengibre, con la ayuda de una cuchara, luego lo cortamos en cubos. 
  2. Preparamos una olla con agua y cuando esté hirviendo colocamos lo dejamos cocer a fuego medio por 40 minutos. 
  3. Retiramos del fuego y escurrimos, reservamos con un poco del agua de la cocción (40 ml). 
  4. Colocamos el jengibre en una olla junto con el azúcar, dejamos que llegue a ebullición y bajamos el fuego, lo dejamos cocinar por 20 minutos más, quedara un almíbar, con cuidado que no se queme. 
  5. Retiramos el jengibre, que se escurra colocándolo en una rejilla y lo rebozamos en azúcar. ¡A disfrutar la golosina casera!
Temas