Imperdibles: los tres motivos por los que debes tener la Xbox Series X

Luego del inicio algo accidentado de la generación anterior con la Xbox One, que más tarde se solucionaría con la One X. Esta vez Xbox arranca con la mejor máquina para vencer a quien se le ponga adelante.

Napsix

Napsix

Mientras todavía las esperamos la guerra de las consolas de nueva generación ya empezó, dejando camisetas y fanatismos de lado –de parte de alguien que ha tenido y amado generaciones de ambas marcas- hablaremos del porque la Xbox Series X parece ser la consola definitiva.

El hardware más poderoso: Con un procesador Zen 2 y RDNA 2 de AMD que posee una capacidad de procesamiento cuatro veces más potente que la de la serie Xbox One, esta consola está supercargada para soportar lo que sea. En palabras sencillas que quiere decir esto; que luego de una noche completa de descargas y una sesión maratónica jugando lo títulos más pesados que existen hoy; la consola apenas sube un par de grados de temperatura, siendo casi imperceptible de lo silenciosa que es, y la velocidad de carga de los juegos e interfaces es algo nunca antes visto. Increíble lo que ha logrado Microsoft en esta Xbox Series X.

La mejor retrocompaitbilidad: Literalmente cualquier juego de las generaciones anteriores de Xbox que quieras jugar está disponible. No sólo eso, lo mejor es que Microsoft sigue trabajando en actualizaciones y mejoras en gráfico para viejos títulos, lo que te permite jugar clásicos de X Box 360 como nunca antes; esto sí que no lo conseguirás en PlayStation.

La mejor relación en comodidad para el usuario: La Xbox Series X pone especial énfasis en esto, ya dijimos que los tiempos de carga son mínimos para esta consola lo cual es una gran ventaja, nada peor que tener que hacer algo para matar el tiempo mientras esperas que un juego se carga. Pero además hay un cuidado especial en el mando, según la propia política de Microsoft, entre generaciones de una X Box a otra estipula que un 80% se mantenga igual debido a la memoria muscular de los usuarios (para total comodidad) y en el 20% restante se permite la innovación. De esta manera tenemos un diseño no estancado, pero conocido, que resulta familiar y cómodo.

Temas