Vuelven los disturbios a Barcelona, tras una manifestación masiva y pacífica

El movimiento independentista copó hoy Barcelona con una multitudinaria concentración en rechazo a las penas de cárcel a los líderes del proceso de secesión de 2017, que se vio empañada por nuevos focos de violencia tras una semana de calma.

Redacción MDZ

.

TN

Al menos tres personas fueron detenidas y varias sufrieron heridas -entre ellas un policía grave- tras un nuevo enfrentamiento entre agentes y manifestantes que derivó en una severa represión por parte de las fuerzas de seguridad en pleno centro de la capital catalana, donde volvieron a verse barricadas en llamas.

Los choques comenzaron en inmediaciones de la céntrica Via Laietana, frente a la jefatura de Policía, donde Télam pudo comprobar las detenciones de al menos tres manifestantes, mientras otros exhibían heridas en la cabeza producto de la represión policial.

Por la tarde unas 350 mil personas, según estimaciones de la Guardia Urbana de Barcelona, asistieron a la marcha convocada por las principales organizaciones independentistas, Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Ómnium Cultura, bajo el lema "Libertad", en la calle Marina de Barcelona.

Los independentistas celebraron el éxito de la movilización, que cubrió 2,5 kilómetros desde el mar hasta por encima de la Sagrada Familia, un símbolo de la ciudad condal, y de la demostración tomó parte el presidente catalán, Quim Torra.

"A más represión, más movilización", prometió la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, entre gritos de "¡Libertad!", "¡Independencia"! y "¡Unidad!", de los manifestantes que ondeaban sus banderas independentistas y levantaban pancartas con mensajes de apoyo a sus "presos políticos".

Paluzie también reivindicó el papel de los jóvenes que fueron encarcelados a raíz de los disturbios violentos que se produjeron en Cataluña entre el 14 y 18 de octubre, tras conocer el fallo que condenó a entre 9 y 13 años de cárcel a los líderes que hace dos años protagonizaron un intento fallido de secesión.

"La represión busca invisibilizar. Seguiremos firmes mientras dure la represión y la vulneración de derechos", dijo.

Los disturbios de la primera semana de protestas de las dos que ya llevan los independentistas, dejaron más de 660 heridos -la mitad manifestantes-, y 31 personas en prisión acusadas de desórdenes públicos, daños, y atentado a la autoridad, por los que pueden recibir penas de hasta seis años de cárcel.

Al finalizar esta marcha de este sábado, unos 10 mil manifestantes se congregaron en las zonas aledañas a la Vía Laietana, donde comenzaron a arrojar pelotas de goma, botellas y pintura a la policía.

Los elementos que se utilizaron en la protesta tienen que ver con la promesa hecha por los llamados Comités de Defensa de la República (CDR) acerca de "devolverle el pelotazo" a la policía.

Los efectivos se abalanzaron en seguida contra los presentes blandiendo escudos y palos y se inició una batalla campal no exenta de escaramuzas por las calles vecinas, donde se levantaron algunas barricas.

"Visca Tera Lliubre" (Viva Tierra Libre), coreaban los jóvenes manifestantes, reivindicando a la organización separatista armada independentistas creada a finales de los años '70 y disuelta a principios de los '90.

Las persistentes movilizaciones independentistas están teniendo lugar cuando ya se inicio extraoficialmente la campaña de las elecciones generales del 10 de diciembre, en las que el presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, busca la reelección.

  1. Los independentista prometen mantener activas las protestas e incluso ya convocaron acciones sorpresas en las víspera de los comicios.

Por su parte, Sánchez se niega a dialogar con el presidente catalán, Quim Torra, con el argumento de que no condenó rotundamente la violencia que estalló en Cataluña, y mantiene una política de "mano dura" contra los responsables de actos de violencia.

"No podemos permitir que haya gente en prisión ni perseguida por la justicia", "este es un conflicto político" y "no se puede negar el diálogo", remarcó hoy Marcel Mauri, vicepresidente de Ómnium Cultural.

Previo a la movilización independentista, en la Plaza Sant Jaume de Barcelona se celebró este mediodía una concentración a favor del diálogo, impulsada por la plataforma "Parlem-Hablamos", que ya intentó hace dos años generar un espacio intermedio entre separatistas y unionistas.

Mañana, en tanto, serán los unionista quienes tomarán las calles, con una manifestación a favor de la "concordia", convocada por la organización Sociedad Civil Catalana (SCC), de la que participarán dirigentes socialistas y los líderes del Partido Popular (PP), Pablo Casado, y Ciudadanos, Albert Rivera, quienes no perderán la ocasión para hacer campaña para las elecciones de noviembre, en las que la crisis de Cataluña tendrá un peso decisivo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?