Trump cuestiona la lealtad de los judíos estadounidenses y lo criticaron

Las declaraciones se conocieron después de que Israel, a pedido de Trump, prohibiera el ingreso al país de las congresistas demócratas Ilhan Omar de Minnesota y Rashida Tlaib, musulmanas que apoyan el boicot internacional contra ese país.

Redacción MDZ

China contraataca en la guerra comercial con una depreciación del yuan y con la petición a las empresas estatales de que no importen productos agrícolas de EE.UU.

BBC Mundo / Getty Images

Los comentarios del presidente Donald Trump en menoscabo de la lealtad de los judíos estadounidenses que apoyan al Partido Demócrata, provocaron hoy condenas y rechazos a la invocación de estereotipos antisemitas.

Las declaraciones se conocieron después de que Israel, a pedido de Trump, prohibiera el ingreso al país de las congresistas demócratas Ilhan Omar de Minnesota y Rashida Tlaib, musulmanas que apoyan el boicot internacional contra ese país.

A esas dos legisladoras Trump procura asociar como la nueva cara del Partido Demócrata, por lo que ambas quedaron en la primera de línea de los ataques del jefe de la Casa Blanca.

"¿A dónde se ha ido el Partido Demócrata? ¿A dónde han ido; dónde están defendiendo a estas dos personas sobre el estado de Israel? ”, dijo ayer Trump.

"Creo que cualquier pueblo judío que vote por un demócrata, creo que muestra una falta total de conocimiento o una gran deslealtad", añadió en la frase que desató una catarata de críticas.

Las declaraciones de Trump generaron un ola de condenas de grupos judíos estadounidenses y legisladores demócratas, que lo acusaron de invocar estereotipos antisemitas al sugerir que los judíos estadounidenses tienen una doble lealtad.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, guardó hasta esta noche sobre los polémicos comentarios de Trump.

Según analistas, el silencio de Netanyahu refleja la importancia de su estrecha alianza con Trump, una relación que abolió el apoyo bipartidista que Israel ha tenido tradicionalmente en Estados Unidos, así como los lazos importantes de Israel con la comunidad judía estadounidense.

Si bien el premier israeli no habló, Yuval Steinitz, un ministro del gabinete en el partido Likud de Netanyahu, desestimó los dichos de Trump.

"No debemos intervenir en las elecciones y los desacuerdos políticos en los Estados Unidos", dijo Steinitz a Radio Israel.

"Tenemos partidarios y amigos cercanos en ambos partidos, demócratas y republicanos, tanto judíos como no judíos, y aceptamos a todos y queremos el apoyo y la amistad de todos", agregó.

Por su parte, el presidente israelí, Reuven Rivlin, habló hoy con la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, sin criticar directamente los comentarios de Trump, pero enfatizando la importancia de los lazos entre Estados Unidos e Israel.

"Debemos mantener al Estado de Israel por encima de las disputas políticas y hacer todo lo posible para garantizar que el apoyo a Israel no se convierta en un problema político", dijo a Pelosi Rivlin, cuyo papel es en gran parte ceremonial.

También hubo críticas del Instituto de Política del Pueblo Judío, el Consejo Demócrata Judío de Estados Unidos y del Grupo Mayoría Demócrata Pro Israel.

Esta no es la primera vez que Trump fue acusado de hacer comentarios considerados antisemitas.

En la campaña electoral, Trump le dijo a los republicanos judíos en 2015: "No vas a apoyarme porque no quiero tu dinero".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?