Tras el toque de queda crece la tensión en Ecuador

Las protestas por el "paquetazo" forzó la decisión de toque de queda en Quito, mientras que esta noche las Fuerzas Armadas de Ecuador anunciaron una restricción de movilidad en el país durante 24 horas. Argentina respaldó al presidente Lenin Moreno. Fotos y videos.

Redacción MDZ

-

Gentileza El Comercio de Lima

El Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas de Ecuador ha extendido a 24 horas la restricción de movilidad en todo el país, según han informado los militares ecuatorianos.

La medida rige a partir de las 15:00 de este sábado y se mantendrá en efecto durante los próximos 30 días de estado de excepción, en los que los uniformados estarán facultados para aplicar medidas de control a cualquier hora del día.

Previo a esta decisión, la restricción de circulación abarcaba el horario de 20:00 a 05:00.

La crisis que tiene a Ecuador al borde del colapso desde hace nueve días pareció encontrar hoy una tenue esperanza de salida con la aceptación de las organizaciones indígenas de la propuesta de diálogo del presidente, Lenín Moreno, pero a las pocas horas esa luz comenzó a opacarse con el decreto de toque de queda y militarización de la capital, Quito, que firmó el mandatario.

Moreno había propuesto en un video difundido en su cuenta de Twitter un diálogo directo con las organizaciones indígenas que lideran las protestas iniciadas el 3 de octubre por el ajuste económico que decidió el gobierno como parte de un acuerdo crediticio con el Fondo Monetario Internacional (FMI), cuyo punto neurálgico fue la eliminación del subsidio estatal a los combustibles.

Luego de horas de cabildeos y de rechazar como "falsa" una nota de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) que aceptaba participar de ese diálogo, en las primera horas de la tarde de hoy esa central indígena comunicó que aceptó el diálogo propuesto por Moreno.

A pesar de que inicialmente se había negado en rotundo a conversar si el gobierno no reponía los subsidios a los combustibles, principal exigencia de las protestas, cuando comenzaban a vislumbrarse confrontaciones internas la Conaie anunció en un comunicado que se abre al diálogo directo con el presidente.

El cambio de postura de la principal federación de indígenas de Ecuador llegó tras "un proceso de consulta con las comunidades, organizaciones, pueblos, nacionalidades y organizaciones sociales", indicó un comunicado subido a la página web y a la cuenta de Twitter de la Conaie.

La Conaie también exigía en un principio los ceses de la ministra de Gobierno (Interior), María Paula Romo, y de Defensa, Oswaldo Jarrín, a los que hacen responsables de la represión de las protestas.

Ahora, en cambio, el movimiento indígena parece dispuesto a dialogar con miras a la derogación del decreto 833 pero también a su "revisión", aunque aclaró que no conversará "sobre ningún tipo de compensación", mientras que no se menciona nada sobre los ministros.

De todos modos, el dirigente indígena Yaku Pérez dijo a Télam que para que se concrete ese diálogo, que todavía no tiene día ni hora ciertos, el gobierno "necesariamente tiene que al menos suspender el levantamiento de los subsidios, de otra forma no hay posibilidad de acuerdo".

El dirigente, que es prefecto provincial del Azuay en el sur de Ecuador, aseguró que el hecho de que se haya aceptado la propuesta de Moreno no implica que se vayan a levantar los bloqueos en las principales rutas a las principales ciudades del país.

En medio de este frágil escenario para instalar una mesa de negociación, Lenín Moreno agregó un nuevo elemento disruptivo al anunciar esta tarde el "toque de queda" y "militarización" en el distrito metropolitano de Quito para ayudar a las fuerzas de seguridad a sofocar las protestas de este sábado por el recorte a los subsidios de los combustibles.

"He dispuesto el toque de queda y la militarización del Distrito Metropolitano Quito y valles. Empezará a regir a las 15 (17 de Argentina). Esto facilitará la actuación de la fuerza pública frente a los intolerables desmanes de violencia", dijo el presidente en un mensaje por redes sociales.

En paralelo, el Ministerio de Gobierno emitió otro mensaje en el que pidió a la ciudadanía que "acuda a sus viviendas" y agregó, en tono casi castrense, que "esta medida estará vigente hasta nuevo aviso. Informarse a través de canales oficiales".

A partir de esta medida, la circulación por las calles en condiciones de militarización estará permitida únicamente con salvoconducto.

La decisión de Moreno se basa en un recrudecimiento de las protestas del movimiento indígena, que este sábado tomó y paralizó la ciudad de Quito.

El punto más saliente de esas protestas fueron la toma de la sede de la Contraloría General del Estado de Ecuador, en Quito, donde provocaron destrozos y un principio de incendio, según informaron medios locales.

Con ese escenario, el catedrático Ramiro Aguilar interpretó que el "toque de queda" en Quito podría justificar un escenario de "detenciones selectivas".

"El toque de queda tiene como propósito agudizar la represión", aseguró Aguilar a EFE e hizo notar que esta decisión amplía una medida anterior que restringía la movilidad de personas en el país en un horario nocturno, entre las diez de la noche y las cinco de la madrugada en algunas zonas aledañas a instituciones públicas u otras consideradas estratégicas.

"Ahora ya es general" y no sólo una restricción a ciertos espacios, sino en toda la ciudad y en los valles aledaños de la capital, agregó el abogado y académico, quien recordó que es la primera vez en la historia de Quito en que se dicta una medida de esta naturaleza y magnitud.

Ecuador vive una grave ola de protestas desde hace diez días a raíz de un decreto firmado por el presidente en el que eliminaba el subsidio a las gasolinas en el marco de una serie de ajustes ligados a un acuerdo crediticio por 4.200 millones de dólares con el FMI.

La posición de Argentina

El canciller Jorge Faurie afirmó hoy que el gobierno argentino "respalda la institucionalidad que representa el presidente Lenín Moreno en Ecuador", consultado sobre el recrudecimiento de las protestas del movimiento indígena, que este sábado tomó y paralizó la ciudad de Quito.

Expresó además que los gobiernos de la región respaldan a Moreno e instan a "que haya un proceso de diálogo que permita encontrar soluciones, pero quitando los factores de agitación como son los agitadores de del correísmo (en alusión al ex presidente Rafael Correa) financiados por el madurismo" (por Nicolás Maduro) de Venezuela.

En declaraciones a radio Mitre explicó: "Tenemos en claro que en la situación interna de Ecuador se ha dado una combinación de factores: primero, un gran activismo de lo que son seguidores del ex presidente Correa, que están procurado evitar todas las acciones de investigación que ha llevado adelante la justicia ecuatoriana, que lo afectan a Correa y también al ex vicepresidente".

"Este activismo -agregó- se ha combinado con el accionar de gente que, apoyada desde Venezuela, con inteligencia que llega de otros países de la región, están financiando un estado de agitación social".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?