Para la Corte de Reino Unido es ilegítima la suspensión del Parlamento de Boris Johnson

Tras varios días de deliberación, este martes la Corte Suprema de Reino Unido consideró ilegítima la decisión del primer ministro Boris Johnson de solicitarle a la reina Isabel II suspender las actividades del Parlamento británico entre el 10 de septiembre y el 15 de octubre. 

bbc mundo

Boris Johnson solicitó a la reina cerrar el Parlamento entre el 10 de septiembre y el 14 de octubre.

La oposición había considerado que la medida de Johnson buscaba reducir los márgenes de debate parlamentario para asegurarse la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) con o sin acuerdo el próximo 31 de octubre.

La decisión, que fue anunciada por la presidenta de la Corte Suprema, Brenda Hale, fue tomada de manera unánime por los 11 magistrados.

"La decisión de aconsejar a Su Majestad de suspender el Parlamento fue ilegal porque tenía la intención de prevenir la capacidad del Parlamento de realizar sus funciones constitucionales sin una justificación razonable", dijo Hale.

En la sentencia también se señala que la "suspensión nunca ocurrió", por lo que el Parlamento puede volver a reunirse en cualquier momento.

El vocero de la Cámara de los Comunes, John Bercow, anotó que el Parlamento "debe reunirse sin demora", pero que consultará con los líderes de los partidos.

Johnson había señalado que su petición, aceptada de manera protocolaria por la reina, tenía la intención de "mover el país hacia el adelante".

Hasta ahora el único pronunciamiento por parte de la oficina del Primer Ministro ha sido que "están procesando la decisión".

Tercer golpe 

Entre las personas que llevaron el caso ante la Justicia se encontraba John Major, quien fue primer ministro entre 1990 y 1997.

La presidenta del Corte Suprema de Reino Unido, Brenda Hale, leyó la decisión.

En una de las sesiones ante la Corte, Major acusó a Johnson de engañar a la reina Isabel II -quien autorizó la suspensión del Parlamento- e indicó que sus verdaderas intenciones fueron políticas y tuvieron el propósito de silenciar a los parlamentarios.

La decisión de la Corte Suprema supone el tercer golpe político y legislativo que recibe Boris Johnson desde que tomara posesión del cargo.

Hace unas semanas, antes de cerrarse, el Parlamento aprobó arrebatarle el control de la cámara, luego bloqueó un hipotético Brexit duro y, por último, votó en contra de su propuesta de nuevas elecciones.

Dichas medidas de los diputados obligaban a Johnson a solicitar una prórroga del Brexit a la UE hasta el 31 de enero de 2020.

El líder del partido de oposición, Jeremy Corbyn, solicitó la renuncia de Johnson.

"La decisión de suspender el Parlamento fue un abuso de poder. Hago un llamado para que Johnson considere su posición como Primer Ministro", dijo durante una reunión del partido Laborista. 

BBC

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?