El Papa defendió en Loreto el matrimonio entre un hombre y una mujer

Francisco ha explicado que la Santa Casa es "la casa de los jóvenes porque aquí la Virgen María, la joven llena de gracia, continúa hablando a las nuevas generaciones, y acompañando a cada uno en la búsqueda de la propia vocación".

Europa Press

Encuentro del Papa Francisco con los fieles en Loreto

El Papa ha defendido la familia fundamentada en el matrimonio entre un hombre y una mujer porque asume "una importancia esencial" frente a la delicada "situación del mundo actual", durante su visita al Santuario de Loreto, donde la tradición señala que están las paredes de la casa en la que vivieron José, María y Jesús.

"La familia fundamentada sobre el matrimonio entre un hombre y una mujer asume una importancia y una misión esencial", ha destacado Francisco después de firmar la exhortación post-sinodal dedicada a los jóvenes, "Vive Cristo, esperanza nuestra" que será publicada el próximo dos de abril.

El Papa ha afirmado que "la Casa de María _hija, prometida, esposa y madre_ es también la casa de la familia", y ha hecho notar que la familia y los jóvenes no pueden ser dos sectores paralelos de la actividad pastoral de las comunidades, sino que deben caminar "estrechamente unidos".

Ante los fieles allí congregados, Francisco ha explicado que la Santa Casa es "la casa de los jóvenes porque aquí la Virgen María, la joven llena de gracia, continúa hablando a las nuevas generaciones, y acompañando a cada uno en la búsqueda de la propia vocación".

El santuario que regentan los monjes Capuchinos estará abierto al atardecer y primeras horas de la noche, para atender a los grupos de jóvenes peregrinos que se han trasladado hasta Loreto para la fiesta de la Anunciación.

"El hogar y la familia son el primer cuidado de la persona enferma para amarla, apoyarla, animarla y cuidarla. Por eso el santuario de la Santa Casa es el símbolo de todo hogar acogedor y santuario para los enfermos", ha añadido.

También ha señalado la vocación mariana del Santuario: "Llevar el Evangelio de la paz y de la vida a nuestros contemporáneos, a menudo distraídos, tomados por intereses terrenales o inmersos en una atmósfera de aridez espiritual. Necesitamos gente sencilla y sabia, humilde y valiente, pobre y generosa. En definitiva, personas que, en la escuela de María, aceptan el Evangelio sin reservas en su vida".

Además, ha especificado que la Casa de María es también la casa de los enfermos, pues ahí encuentran acogida quienes "sufren en el alma y en el cuerpo".

Finalmente, se ha encomendado a la Virgen de Loreto para que ayude a todos, especialmente a los jóvenes a recorrer los caminos de la paz y la fraternidad fundadas en la acogida y el perdón, sobre el respeto a los demás y el amor como donación de uno mismo". Está previsto que el Pontífice aterrice en el Vaticano a las 15.45 horas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?