Nuevas protestas en Irak dejan 24 muertos y más de 2.000 heridos

Se produjeron choques entre las fuerzas de seguridad y centenares de manifestantes que salieron a las calles de Bagdad y otras seis ciudades para pedir más servicios básicos a pesar de las promesas de cambio que hizo el primer ministro iraquí, Adil Abdul-Mahdi.

Redacción MDZ

Así fueron las protestas en las calles de Bagdag.

Al menos 24 personas murieron y más de dos mil sufrieron heridas en una nueva jornada de protestas en Irak, donde se produjeron choques entre las fuerzas de seguridad y centenares de manifestantes que hoy salieron a las calles de Bagdad y otras seis ciudades para pedir más servicios básicos a pesar de las promesas de cambio que hizo el primer ministro iraquí, Adil Abdul-Mahdi.

El balance de la violencia jornada fue difundido por la agencia EFE sobre la base de un informe aportado por una fuente del ministerio del Interior.

Las manifestaciones en distintos puntos del país son la reanudación de las registradas a principios de octubre para pedir servicios básicos y más empleo, además de condenar la corrupción, y en las que murieron 157 personas, la mayoría a causa de la represión policial.

La gubernamental Comisión de Derechos Humanos de Irak había informado más temprano que las fuerzas de seguridad lanzaron gases lacrimógenos, balas de goma y agua caliente para dispersar las concentraciones.

El canal de televisión Al Sumariya informó, por su parte, que uno de sus corresponsales sufrió heridas graves durante la cobertura de los incidentes.

Cientos de personas se echaron hoy a las calles de Bagdad y otras seis provincias del país.

En la capital, portaron banderas iraquíes y corearon lemas como "Pacífica, pacífica" para dejar claras sus intenciones no violentas.

Los manifestantes trataron de cruzar el puente de Al Yumhuriya, que une la plaza Tahrir con la fortificada Zona Verde, en la que se ubican edificios gubernamentales y embajadas, pero las tropas impidieron sus movimientos.

El número de manifestantes en la céntrica Tahrir aumentó después del mediodía, al concluir el rezo musulmán de los viernes, si bien la lluvia que se registró en la capital redujo su número.

El jeque Abdelmahdi al Karbalai, representante de la máxima autoridad religiosa chiita de Irak, el ayatollah Ali al Sistani, pidió a ambas partes que traten de mantener la paz durante las protestas.

"Llamamos a nuestros queridos manifestantes y las fuerzas de seguridad a acatar completamente las manifestaciones pacíficas y no permitir el uso de la violencia", indicó el jeque en la ciudad meridional de Karbala durante el sermón de la oración del viernes.

A los participantes en las protestas, reclamó que no lancen piedras ni cócteles molotov y que no causen daños al mobiliario, mientras insistió a las tropas en que las manifestaciones pacíficas son un "derecho constitucional".

"La reforma verdadera y el cambio al que se aspira en la Administración del país debería hacerse por vías pacíficas", concluyó.

En un discurso a la nación, Abdul-Mahdi prometió, poco después de que comenzasen a congregarse manifestantes en el centro de Bagdad, alrededor de la medianoche, que la semana próxima hará una remodelación de su gabinete de ministros.

Todo ello se produce días después de que el clérigo chiita Muqtada al Sadr, con una gran influencia en el país, afirmase que los ciudadanos tenían "derecho" a salir a las calles si así lo deseaban el 25 de octubre.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?