La tesis doctoral que afirma que el cáliz de Valencia es el auténtico Santo Grial

Una investigadora está segura al 99,9% de que el cáliz de Valencia es el que Jesucristo utilizó en la Última Cena.

Redacción MDZ

Un nuevo estudio afirma que sería la copa utilizada por Jesucristo en la última cena.

Es doctora en Historia del Arte por la Universidad de Valencia. Y afirma que es el cáliz que Jesucristo utilizó en la Última Cena.  Se llama Ana Mafé García y este miércoles presentó las conclusiones del primer estudio en el mundo de la protohistoria del Santo Cáliz, respaldadas con pruebas documentales y científicas, informó el diario español ABC.

Entre los tantos datos que aporta, uno de ellos parece clave y tiene que ver con una nueva lectura a inscripción del pie del cáliz de Valencia:  a través de un triángulo en la base de la epigrafía, se ha conseguido resolver un mensaje encriptado hasta la fecha:  "Se alude a Jesús en su nombre hebreo, en base al idioma hebreo y árabe aljamiado". 

Otro dato importante es que el estudio certifica que es la única copa de ese periodo que se conserva entera en todo el mundo.

¿Por qué está en Valencia?

El relato cronológico que explica la llegada del Santo Grial a a Valencia comienza en Roma, ciudad a la que San Pedro llevó la copa cuando fundó la primera sede episcopal del cristianismo. En el año 258, el emperador romano Valeriano promulgó un edicto que ordenaba que se sustrajeran todas las posesiones de los obispos y los martirizaran. Sabiendo que iba a morir, el Papa Sixto II entregó las reliquias a su tesorero, Lorenzo. Según apunta la investigadora Janice Bennett, este diácono de origen español –oscense– «pidió un plazo de tres días a los romanos para recoger los bienes de la Iglesia y entregárselos, pero utilizó ese tiempo para enviar el Santo Cáliz a Huesca».

Con la invasión de los musulmanes, este se traslada a los Pirineos, donde se utilizó para oficiar la Eucaristía en diversas iglesias. Los peregrinos del Camino de Santiago distribuyeron por Europa la noticia de que el Santo Grial se encontraba allí, lo que dio origen a la leyenda épica medieval. Muchos expertos suscriben la presencia de la copa en los Pirineos basándose en el rastro que esta ha dejado en la iconografía de las iglesias prerrománicas de esta zona, la única en el mundo donde se representa a la Virgen con el Santo Cáliz.

Por otra parte, el canon romano demuestra que hasta el siglo III los Papas oficiaron la misa con el mismo vaso del que bebió Jesucristo. Esa sería una prueba clave de la autenticidad del cáliz de Valencia, puesto que es el único cuya presencia en Roma está acreditada. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?