Irán fustiga las sanciones económicas de EEUU

El presidente iraní Hasan Rohaní llamó a la unidad nacional frente a las sanciones aplicadas por Washington a ese país que, aseguró, representan "una guerra económica sin precedentes" aunque descartó que la tensión entre ambos países desemboque en un conflicto bélico.

redacción mdz

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El presidente iraní Hasan Rohaní llamó a la unidad nacional frente a las sanciones aplicadas por Washington a ese país que, aseguró, representan "una guerra económica sin precedentes" aunque descartó que la tensión entre ambos países desemboque en un conflicto bélico.

Durante una reunión con representantes de diferentes vertientes políticas, celebrada anoche en Teherán, Rohani se remitió a la situación provocada por la guerra con Irak, que se extendió de 1980 a 1988, para alertar sobre las situación económica interna en medio de una nueva escalada con Estados Unidos.

"Estamos en una situación difícil pero tengo muchas esperanzas en el futuro y creo que podemos superar estas condiciones, siempre que estemos juntos y unamos nuestras manos" señaló el mandatario preocupado por el impacto interno de las últimas sanciones económicas aplicadas por Estados Unidos que afectaron severamente el ingreso de sus regalías petroleras.

"Hoy debemos mantener el mismo consenso, crear empatía (con el Gobierno) y no rendirnos", subrayó, según un comunicado de la Presidencia publicado en las últimas horas y replicado por la agencia de noticias EFE.

Irán atraviesa grandes dificultades económicas debido a las sanciones impuestas por Washington en agosto y noviembre pasados tras retirarse unilateralmente del acuerdo nuclear de 2015.

El resto de firmantes del pacto (Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania) han tomado algunas medidas para contrarrestar las sanciones pero hasta ahora no han sido eficaces.

Por ello, Rohaní les dio el pasado miércoles un ultimátum de 60 días para que garanticen las transacciones bancarias de Irán y sus exportaciones de petróleo.

Durante este periodo, Irán va a dejar de cumplir con algunos de sus compromisos con el acuerdo nuclear como son la venta de los excedentes de uranio enriquecido y agua pesada.

Las sanciones se complementan con la presión militar norteamericana que durante los últimos días anunció el envío del buque de asalto anfibio USS Arlington, el portaaviones USS Abraham Lincoln y cazabombarderos al golfo Pérsico.

Hoy, en una disertación ante el Congreso, el comandante en jefe de los Guardianes de la Revolución de Irán, Hosein Salamí, consideró que "no se avecina una guerra".

Al respecto, el presidente de la comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento, Heshmatolah Falahatpisheh, explicó a la agencia oficial IRNA que el comandante de la Guardia Revolucionaria indicó que basándose en "análisis estratégicos y de campo no se avecina una guerra".

"Sólo están librando una guerra psicológica y están tratando de combinarla con las sanciones y las presiones económicas", dijo Falahatpisheh, citando a Salamí.

El diputado también indicó que nadie en Irán contactará con la Administración estadounidense de Donald Trump para iniciar conversaciones y que "los estadounidenses tendrían que proponer una negociación con Irán mucho más seriamente en el futuro".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?