Erika Lust: directora porno haciendo cine para hombres y también mujeres

"Las mujeres también son seres humanos sexuales". La cineasta Erika Lust quiere que el porno refleje la experiencia de las mujeres. 

bbc mundo

[MISSING]binding.image.description

"Estamos aquí, existimos en este planeta debido al sexo", dice Erika Lust, directora de cine erótico que dirige su propia productora.

Las mujeres quieren disfrutar del porno tanto como los hombres, pero "la mayor parte del porno que existe está hecho por hombres a quienes no les importa la sexualidad femenina", dice.

"Con mis películas, intento mostrar una alternativa al tipo de pornografía al que nos hemos acostumbrado", señala.

"El porno 'macho'" te apaga 

Cada segundo, se registran más de 1.000 búsquedas en el sitio de pornografía más grande del mundo (según datos de 2018 de PornHub).

Pero la mayor parte del sexo en internet muestra una versión muy sesgada de la pornografía: la del "hombre macho" que busca su propio disfrute a expensas del placer de las mujeres y, a veces, de su dignidad, según la cineasta.

Erika Lust dice que solo tienes que echar un vistazo a cualquier sitio web para darte cuenta de la oferta: "'Latina gorda es destruida', 'El hijastro que se queda viendo el estiramiento de yoga de su madrastra y luego la folla' ... ¡qué es esto realmente! Esto es cualquier cosa menos sexy, esto te apaga".

Erika Lust.

"La mayor parte del porno que existe en estos sitios web representa una sexualidad con la que no me identifico", comenta. "Estoy tratando de mostrar películas en las que las personas comparten igualmente placer a través del sexo".

"El sexo debe ser sobre personas que se unen y pasan un buen rato juntos", opina.

Lisa Williams, una de las presentadoras del podcast "The Hot Bed" y coautora del libro "More Orgasms Please" ("Más orgasmos, por favor"), está de acuerdo.

"Nuestros oyentes y lectores dicen que la pornografía que encuentran en línea no refleja su experiencia de placer", sostiene. "No representa el placer femenino, nuestro deseo o cómo funciona".

Es como si en internet "el porno convencional todavía estuviera atrapado en algunas ideas viejas y agotadas".

"Prohibición en la sombra" 

Aunque Erika Lust usa las redes sociales para promover su pornografía, tropezar con su trabajo, y el de otros artistas eróticos, a veces puede requerir perseverancia.

La directora dice que esto se debe al sesgo de las plataformas contra sus imágenes y las de otras creadoras como ella.

"La mayor parte del porno que está disponible representa una sexualidad con la que no me identifico", dice Erika Lust.

Cree que su cuenta y sus publicaciones en Instagram han sido "prohibidas en la sombra", es decir, que su contenido ha sido bloqueado total o parcialmente por llevar "contenido sexual" (según algunas páginas de tecnología, el bloqueo ocurre sin notificar o sin que el autor se entere necesariamente).

Cuando se quejó en línea, otros artistas eróticos presentaron reclamos similares.

Instagram le dijo a la BBC que la red no usa la expresión "prohibición en la sombra", pero que "toman medidas sobre el contenido que es reportado" si infringe sus reglas.

La compañía dijo también que los usuarios tienen la oportunidad de apelar sus decisiones.

Erika Lust dice que Instagram suele eliminar o bloquear publicaciones como esta.

Pero Lisa Williams dice que la cuenta de Instagram @thehotbedcollective, que se presenta principalmente como una plataforma de educación sexual, también se ha visto afectada por la "prohibición en la sombra".

"Hemos tenido publicaciones reportadas y eliminadas, a pesar de que no publicamos nada inadecuado. Teníamos una ilustración sobre la masturbación femenina, y eso se eliminó muy rápidamente", cuenta.

"Parece que hay un doble estándar", señala Williams, "y las publicaciones que se están perdiendo se refieren al empoderamiento femenino y al conocimiento del cuerpo".

Lust dice que las cuentas que siguen un estilo machista tradicional como "'Tits! And Ass!' (Tetas y culos) y '¡Mi auto y mi cigarro!' representa el tipo de sexualidad que es aceptable en línea".

¿Qué pasa con la educación sexual? 

"Hay una gran falta de educación sexual en nuestra sociedad, por lo que, por supuesto, los jóvenes recurren al porno", dice Lust.

"Tienen curiosidad sobre el sexo, quieren aprender sobre el sexo, quieren entender el sexo... así que sí, ven porno", añade.

Pero el porno "ético" o el porno que no es explotador "no es tan fácil de encontrar en línea". "A veces también hay que pagar para verlo", explica Williams.

Erika dice que las publicaciones promocionando imágenes sexualizadas de mujeres no reciben la misma censura.

"A partir de los 13 o 14 años, cuando me estaba volviendo más sexualmente consciente, tuve esta cosa llamada internet", dice Heidi, actriz de cine erótico que aparece en algunas de las películas de Erika.

"Siento que soy una de las primeras generaciones que realmente se ha visto afectada por la forma en que el porno nos influye... y no solo a la generación más joven, afecta a todos", cree Heidi.

La pornografía jugó un papel importante en la vida sexual temprana de Heidi: "En una de mis primeras experiencias sexuales, [mi pareja] me escupió en la cara y me dijo 'Sí, eso te gusta, puta sucia'".

Porno que representa a las mujeres 

"Las mujeres son seres sexuales y disfrutan viendo sexo. Pero a veces es difícil ver pornografía convencional y no preocuparse", dice Williams.

Heidi, actriz de películas eróticas, quiere ver más películas en las que aparezcan "mujeres reales".

"Queremos ver la diversidad corporal, la pasión, el amor, el afecto", agrega, "y queremos tener nuevas ideas, así como alimentar nuestra lujuria".

Heidi está de acuerdo con la diversidad corporal: "He trabajado con Erika durante unos dos años. Me di cuenta de que no había nadie que realmente representara a alguien como yo, alguien con una figura más grande".

"Necesitaba eso cuando tenía 21 años", dice. 

BBC

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?