Eduardo Porretti: "Argentina es el socio agroalimentario perfecto" para la reconstrucción de Venezuela

Una entrevista realizada por Alejandro Lomuto, de la agencia Télam.

Alekandro Lomuto

Eduardo Porretti.

El encargado de negocios de la embajada argentina en Caracas, Eduardo Porretti, afirmó hoy que la Argentina es "el socio agroalimentario perfecto" para la reconstrucción que Venezuela deberá encarar una vez que resuelva la crisis institucional que se expresa en la coexistencia de dos gobiernos.

La Argentina puede proveer "maquinaria agrícola, semillas, modificación genética de semillas para su adaptación al lugar, estudio climatológico y de suelos", enumeró Porretti en conversación con Télam.

"No hay país mejor posicionado que la Argentina para hacer eso; es el socio agroalimentario industrial perfecto para Venezuela porque, en materia agroalimentaria, tiene una marca de respeto, producción, cuidado de la producción, imaginación en el marketing y buen gusto", dijo.

Porretti sostuvo que ambos países son "perfectamente complementarios en materia comercial y tecnológica".

Y, agregó que "los venezolanos no lo van a descubrir ahora" porque "una buena parte de la clase empresarial venezolana estuvo viajando e invirtiendo en la Argentina en el renglón agroalimentario".

En ese sentido, señaló que tanto la producción de ganado bovino en Formosa como la de aceitunas y aceite de oliva en La Rioja "han aumentado significativamente gracias a la inversión de empresarios venezolanos", que también emprendieron negocios "en el sector del turismo y otros rubros menores" en la Argentina.

El diplomático consideró que "hay espacio" para que empresas alimentarias argentinas se instalen en Venezuela porque "hay una capacidad instalada para producir, muy bajo costo, muchas posibilidades de expansión, una gran necesidad y un mercado listo e incentivado para la compra de alimentos".

"Además de eso existen posibilidades desde el punto de vista de la exportación porque el sistema impositivo venezolano permite que a algunas importaciones temporarias no se le apliquen impuestos mientras sean utilizados para una exportación", indicó.

De ese modo, añadió, "Venezuela podría ser un hub para el desarrollo de todo el Caribe, en particular el Caribe anglófono, a partir de la industria agroalimentaria argentina".

Porretti, quien está a cargo de la embajada argentina en Caracas desde fines de 2015, aseguró que le resulta "desafiante, novedoso y profesionalmente atractivo" el trabajo diplomático en un país que sufre la mayor crisis política, económica y humanitaria de su historia, y que desde el 23 de enero tiene dos presidentes paralelos, el chavista Nicolás Maduro y el interino Juan Guaidó.

"Uno aquí utiliza parte del manual del entrenamiento diplomático y también utiliza sentido común, un poco de aprendizajes que no están relacionados con la academia diplomática sino más bien con la calle", reveló.

No obstante esas limitaciones, el funcionario destacó el cambio del "modelo" que rigió a la representación argentina en Venezuela durante el gobierno kirchnerista, que fue reemplazado por una "embajada abierta que incluye a todos los actores políticos, sociales y culturales", y "modernizó su agenda".

Por otra parte, Porretti destacó que el presidente Mauricio Macri –que desconoció a Maduro y reconoció a Guaidó– haya sido uno de los primeros gobernantes que cuestionaran al régimen chavista.

"No está hablando de Venezuela ahora, que está de moda, sino que lo hizo mucho tiempo antes, cuando dijo que había una contradicción enorme entre los sectores autodenominados de izquierda y progresistas que defendían un régimen que él consideraba injusto", indicó.

"Desde fines de 2015, y en particular por el rol del canciller Jorge Faurie, la diplomacia argentina ha mostrado liderazgo para sensibilizar al mundo sobre la crítica situación local, honrando la solidaridad venezolana con los argentinos perseguidos durante la última dictadura militar", completó Porretti.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?