Conmoción en El Salvador por el asesinato de un sacerdote

"El gobierno de El Salvador lamenta profundamente y condena el vil asesinato del sacerdote Cecilio Pérez, párroco de la iglesia San José La Majada, en Juayúa, Sonsonate", expresó el Ejecutivo a través de un comunicado.

Redacción MDZ

El padre Cecilio Pérez en El Salvador fue asesinado.

Foto: Vatican News

El gobierno de El Salvador condenó el "vil" asesinato de un sacerdote católico, quien fue ultimado a tiros en la localidad de Juayúa, 86 kilómetros al oeste de San Salvador, y envió condolencias a la familia del religioso.

"El gobierno de El Salvador lamenta profundamente y condena el vil asesinato del sacerdote Cecilio Pérez, párroco de la iglesia San José La Majada, en Juayúa, Sonsonate", expresó el Ejecutivo a través de un comunicado.

Asimismo, envió condolencias a la familia y amigos del padre, a la comunidad católica del país centroamericano y a la feligresía de la localidad de San José La Majada, donde fue perpetrado el crimen.

El crimen fue perpetrado la madrugada del viernes dentro de la parroquia San José la Majada, del cantón del mismo nombre, según la Fiscalía salvadoreña, que no ha brindado más detalles sobre el asesinato, informó la agencia de noticias EFE.

El gobierno indicó que, tras el hecho criminal, "se han girado instrucciones precisas a las autoridades de Seguridad para redoblar esfuerzos y capturar a los responsables".

La edición digital de La Prensa Gráfica de El Salvador publicó que en el lugar del crimen se encontró una nota donde supuestamente se dice que el cura salvadoreño no pagó una extorsión a una pandilla.

"No pagó la renta MS13" fue la supuesta nota que dejaron los atacantes del párroco lo que vincularía el asesinato a la pandilla Mara Salvatrucha. Además, en el lugar se encontraron casquillos de balas, según el diario.

El crimen generó indignación en la Iglesia católica, y la Arquidiócesis de San Salvador lamentó el asesinato del sacerdote, quien era parte de la Diócesis del departamento de Sonsonate.

En marzo del año pasado, el sacerdote Walter Osmir Vásquez Jiménez fue asesinado en la localidad de Lolotique (oeste) cuando se trasladaba en su automóvil a un acto religioso en la localidad de Santiago de María, donde se desempeñaba.

A la fecha, las autoridades salvadoreñas no han informado de las investigaciones que se siguen para esclarecer dicho crimen y dar con los responsables del mismo.

El Salvador es considerado uno de los países más violentos del mundo por las tasas de homicidios por cada 100.000 habitantes de entre 103 y 50,3 registradas entre 2015 y 2018, índices atribuidos principalmente a las pandillas Mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?