Chile busca eliminar por ley el secreto de confesión

Chile busca eliminar por ley el secreto de confesión

El tema de los abusos sexuales en la Iglesia sigue generando gran repercusión y ahora surge un proyecto en el Congreso que incide en el secreto de confesión

En el Congreso chileno avanza un proyecto de ley que busca poner fin al secreto de la confesión para que sacerdotes y consagrados se encuentren obligados a denunciar delitos de abusos cometidos a menores o adultos vulnerables.

El administrador apostólico de Rancagua y secretario general de la Conferencia Episcopal de Chile, monseñor Fernando Ramos, explicó a diario La Tercera que “en términos generales la Iglesia apoya las iniciativas que ayuden a hacer justicia sobre abusos. En consecuencia, la obligatoriedad de denunciar parece razonable en todos los ámbitos donde hay presencia de menores de edad, incluidos los religiosos”.

Sin embargo, Ramos añadió lo siguiente: “El único asunto que presenta una seria dificultad es el tema particular del sigilo en la confesión, que para la Iglesia universal es un sacramento y, por siguiente, un acto de culto que está resguardado por la legislación chilena, específicamente por el Código Penal. Si un sacerdote viola el sigilo sacramental, recibe la grave pena de la excomunión. No hay legislación en el mundo que haya pasado a llevar este principio”.

Cabe destacar que la Conferencia Episcopal lleva meses trabajando junto a la Fiscalía Nacional en un convenio que establezca procedimientos que garanticen la denuncia de abusos cometidos por clérigos.

Por su parte, el obispo de San Bernardo, Monseñor Juan Ignacio González, expresó que “es positivo lo que pretende el proyecto”, pero “hay que salvaguardar siempre la creencia y la conciencia de las personas, que es uno de los derechos humanos fundamentales”.

El padre Ricardo Morales, administrador apostólico de Puerto Montt, comentó que “el secreto de confesión es inviolable”. “No se puede vulnerar la conciencia de la persona que frente a Dios manifiesta sus pecados. Otra cosa es que estemos en contra de todo encubrimiento y abuso de menores. Creo que, en la misma confesión, el confesor puede tener herramientas para que una persona que confiesa una situación de abuso de menor, por ejemplo, no se le dé la absolución, si no denuncia ella, o no se le dé el perdón”, agregó.

Sin duda el desafío entre las legislaciones de cada país y el derecho canónico como también el del sigilo sacerdotal son materias que se encuentran sobre la mesa y debemos avanzar en ellas. Sin embargo, el papa Francisco el 29 de marzo pasado fue enfático al decir: “Es indispensable para la santidad del sacramento y para la libertad de conciencia del penitente, que el diálogo sacramental permanezca en el secreto del confesionario”.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?