Venezuela: gobernador chavista amenaza con un "contraataque fulminante"

El mandatario de Carabobo, Francisco Ameliach, instó a hacerlo a los integrantes de las unidades de batalla Bolívar Chávez. Mientras, Caracas está colapsada.
Avatar del

MDZ, Mundo

1/4
Venezuela: gobernador chavista amenaza con un "contraataque fulminante"(twitter)

Venezuela: gobernador chavista amenaza con un "contraataque fulminante" | twitter

Venezuela: gobernador chavista amenaza con un "contraataque fulminante"(Twitter)

Venezuela: gobernador chavista amenaza con un "contraataque fulminante" | Twitter

Venezuela: gobernador chavista amenaza con un "contraataque fulminante"(Twitter)

Venezuela: gobernador chavista amenaza con un "contraataque fulminante" | Twitter

Venezuela: gobernador chavista amenaza con un "contraataque fulminante"(twitter)

Venezuela: gobernador chavista amenaza con un "contraataque fulminante" | twitter

El parlamento del bloque económico del Mercosur llamó el lunes al diálogo en Venezuela como medio para superar la crisis política que afecta a ese país y que ha costado la vida de tres personas. La declaración exhortó a las partes a que adopten medidas para que se garantice el "respeto integral de los derechos humanos" y expresó las "mayores condolencias a los familiares de las víctimas y heridos". A su vez se anunció que el Parlamento del Mercosur pondrá en funcionamiento su Observatorio de la Democracia, que se hará presente en Venezuela.

Este lunes, los seguidores de Nicolás Maduro caminaron con los trabajadores del metro de Caracas, mientras que los estudiantes que encabezan la marcha opositora se movilizaron hacia la sede de la estatal Comisión de Telecomunicaciones de la capital para pedir que no se siga cercenando la libertad de expresión a través de la televisión.

Mientras esto sucede, en Venezuela el gobernador del estado Carabobo, Francisco Ameliach, elevó la tensión al llamar a los integrantes de las Unidades de Batalla Bolívar-Chávez (UBCH) a prepararse para el "contraataque fulminante" contra los "fascistas".

En el mismo mensaje explicó que el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello "dará la orden".

En tanto, el líder de la oposición venezolana Henrique Capriles, en declaraciones al informativo NTN24 (recientemente censurado en Venezuela, pero que se puede ver por Internet) señaló que que el Gobierno de Nicolás Maduro busca que las manifestaciones se tornen violentas y dejen de ser "pacíficas". 

El líder opositor señaló que para que la situación en Venezuela cambie se debe incorporar a todos los sectores y avanzar hacia una misma causa. 
 
"Los venezolanos tenemos la posibilidad de activar mecanismos constitucionales", destacó el opositor. 
 
Además, el gobernador del estado Miranda se refirió a la censura a la señal de NTN24 en territorio venezolano y manifestó que esta decisión del Gobierno deja a los venezolanos "sin una ventana" para informarse. 
 
Capriles, que estuvo a punto de ser electo presidente en las últimas elecciones presidenciales en Venezuela, por el escaso margen que obtuvo respecto de Nicolás Maduro, antes había señalado que "los venezolanos no somos violentos! No creemos en ese camino! No perdamos foco, protesta pacífica que busca cambios!". Y agregó que la protesta no tiene por qué ser "anarquía", sino que tiene que ser "una oportunidad para expresar y denunciar los grandes problemas que vivimos".
 
Otro hecho que elevó la tensión en Venezuela fue la decisión del gobierno venezolano de expulsar a tres funcionarios consulares estadounidenses, tras ser acusados por las autoridades de supuestas actividades conspirativas. Se trata de los tres segundos secretarios estadounidenses Breeann Marie Mccusker, Jeffrey Gordon Elsen y Kristofer Lee Clark.
 
"Todos estos funcionarios están obligados a retirarse de la patria soberana, independiente de Venezuela en las próximas 48 horas por estar activamente participando de la organización y la promoción de estos grupos que hoy intentan generar la violencia en nuestro país", dijo el canciller Elías Jaua en conferencia de prensa.
 

El canciller indicó que entre el último trimestre de 2013 y principios de este año funcionarios consulares "se han dedicado a recorrer las universidades bajo el pretexto de programas para el otorgamiento de visas" que eran "la cubierta para realizar los contactos con los dirigentes que captan para el entrenamiento, para el financiamiento y para la creación de organizaciones juveniles mediante las cuales se promueve la violencia en Venezuela". Jaua no ofreció mayores detalles ni pruebas.

Jaua leyó un supuesto correo que la embajada de Estados Unidos habría dirigido al Departamento de Estado en 2011 sobre "la solicitud de fondos adicionales para ayudar a fortalecer las organizaciones juveniles de la sociedad civil" y aseguró que las autoridades tienen otros correos de 2012, 2013 y 2014 que "obviamente como están más vigentes los tenemos reservados para continuar las tareas de inteligencia respectiva".

"Alertamos y activamos todos los mecanismos internacionales frente a las amenazas, condicionamientos e interferencia directa del gobierno del presidente Barack Obama en la actual situación de violencia, desestabilización que pretende crear una crisis política en Venezuela", afirmó el alto funcionario.

La portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, consideró "falsas y sin sustento" las acusaciones del gobierno venezolano y dijo que las autoridades estadounidenses "apoyamos los derechos humanos y las libertades fundamentales, incluida la libertad de expresión y el derecho de reunión, en Venezuela y en todos los países del mundo. Pero como hemos dicho siempre, le corresponde al pueblo venezolano decidir el futuro político de Venezuela".

Psaki dijo a la prensa que Estados Unidos no ha recibido ninguna notificación formal sobre las expulsiones de los tres funcionarios y urgió al gobierno venezolano a promover un diálogo con todas las partes.

Mientras el canciller ofrecía la conferencia, varios cientos de jóvenes realizaron por sexto día consecutivo una concentración y marcha en el este de la capital contra el gobierno de Nicolás Maduro. La protesta se desarrolló de manera pacífica.

En el país hay gran expectativa por la marcha que convocó para el martes el dirigente opositor Leopoldo López, quien tiene pendiente una orden de captura y que ofreció entregarse a las autoridades tras la protesta.

En octubre Maduro expulsó a la encargada de negocios de la embajada de Estados Unidos en Caracas y a dos funcionarios que ocupaban la secretaría adjunta para asuntos políticos de la misión diplomática y el viceconsulado, alegando que estaban en supuestas actividades de conspiración.

El gobernante también expulsó en marzo de 2013 a dos agregados militares estadounidenses señalados de tratar de contactar a oficiales activos venezolanos para, presuntamente, adelantar planes de desestabilización del gobierno. Washington respondió de manera recíproca y expulsó a cinco funcionarios diplomáticos venezolanos.

Cómo sigue

Este martes habrá dos concentraciones. Los chavistas se movilizarán a través de un trabajadores petroleros, favorable al Gobierno desde plaza Venezuela hasta el palacio de Miraflores, en el centro de la capital.

En la vereda de enfrente, la oposición que acompañará al dirigente Leopoldo López a entregarse a las autoridades en la sede del ministerio del Interior, también en el centro de Caracas. Maduro acusa a López de ser el responsable de las tres muertes, los heridos y los destrozos ocurridos el miércoles último.