Un cura se casó con su novio y pone en vilo al Vaticano

"Amo a Dios y a mi pareja", dijo el sacerdote, quien dio a conocer su matrimonio. La hermosa historia de amor causa revuelo y no todos los católicos la reprueban.
Avatar del

MDZ, Mundo

1/4
Un cura se casó con su novio y pone en vilo al Vaticano

Un cura se casó con su novio y pone en vilo al Vaticano

Un cura se casó con su novio y pone en vilo al Vaticano

Un cura se casó con su novio y pone en vilo al Vaticano

Un cura se casó con su novio y pone en vilo al Vaticano

Un cura se casó con su novio y pone en vilo al Vaticano

Captura de pantalla de la feliz pareja.

Captura de pantalla de la feliz pareja.

Un cura italiano llamado Don Giuliano Costalunga causa repercusión en su país luego de escapar a España para casarse con su novio y declarar su amor al mundo entero a través de un video  sobre el viaje y la ceremonia publicado en Youtube. La boda se celebró en las Islas Canarias, a fines de abril, y el cura lo ha revelado recién este miércoles.

"Después de 10 años, finalmente se ha realizado mi sueño. Me casé con Paolo, mi amigo y mi amor desde siempre. Amo a Dios y lo amo a él", confiesa el sacerdote en las imágenes. "Estoy viviendo una experiencia especial. Paolo me ha salvado. Me ha hecho una persona mejor, es un ángel que ha cambiado mi vida", agrega.

De acuerdo con el medio local Corriere della Sera, Costalunga cumplía sus servicios eclesiásticos en una iglesia de Selva di Progno, cerca de Verona, de 1000 habitantes, en medio de un Parque Natural Regional.

Pese a su matrimonio gay, sigue siendo cura. Lo confirmó el obispo de Verona, Giuseppe Zenti, quien señaló: "El padre nunca me ha informado de querer abandonar los hábitos".

Tras la publicación del clip en Youtube también se conoció que los feligreses lo consideraban "demasiado moderno". Don Giuliano no tenía una relación estrecha ellos. 

Cuando llegó a Selva en el 2007, los fieles se habían dividido. Para algunos, sus maneras eran agradables. En 2009 comenzaron a circular en el pueblo cartas ofensivas, y la vida de Don Giuliano Costalunga se hizo más dura. Sin embargo, a pesar que su elección contrasta con los cánones de la Iglesia, no dejó el sacerdocio.

El obispo de Verona, contrario a los matrimonios gays, no aprueba su decisión: "Para nuestra Iglesia es un caso sumamente triste. Un antecesor en mi cargo quiso impedir que este padre fuera ordenado. Imagino que había intuido, que para este hombre, no era la mejor elección hacerse cura".

Don Giuliano lleva 20 años de sacerdocio y se muestra con melena, piercing y un tatuaje que dice: "Veritas nos liberabit" (La verdad nos hará libres), tomado del Evangelio de Juan

Youtube y Larepublicape.