Un cura católico arruina el sepelio de un joven suicida

"Padre, por favor, pare": Una pareja de EEUU denuncia que un sacerdote arruinó el funeral de su hijo suicida. "Queríamos que fuera una celebración de cómo vivió Maison y no de cómo murió", afirmó la madre del difunto a la prensa local.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

Un cura católico arruina el sepelio de un joven suicida

Jeff y Linda Hullibarger, cuyo hijo Maison se quitó la vida el pasado 4 de diciembre a los 18 años, se quejaron de que el sacerdote de su parroquia arruinó el funeral, en el que hizo una condena del suicidio. Los padres piden que el padre Don LaCuesta sea relevado de su puesto en su iglesia de la localidad de Temperance, estado de Michigan.

La pareja contó a la prensa local que se había reunido con el religioso antes del funeral y que discutieron en detalle lo que diría en su homilía. Le vieron incluso tomar notas durante su conversación. "Queríamos que fuera una celebración de cómo vivió Maison y no de cómo murió", señaló Linda Hullibarger.

Sin embargo, cuando en el funeral, celebrado el 8 de diciembre, el sacerdote pronunció su homilía ante cientos de dolientes y familiares, denunciaron los padres, "fue su momento de decirle a todo el mundo lo que pensaba del suicidio, y no podíamos creer lo que estaba diciendo".

Por ejemplo, la pareja reveló que Don LaCuesta dijo a los presentes en el funeral que el joven podría tener bloqueado el acceso al cielo por la forma en que murió. "Él estaba allá arriba condenando a nuestro hijo, casi llamándolo pecador. Se preguntaba si se arrepintió lo suficiente como para llegar al cielo. Dijo 'suicidio' más de seis veces", recalcó Jeff Hullibarger. El hombre recordó como "un par de niños de la edad de Maison salían de la iglesia sollozando".

En un momento, el padre del difunto se acercó al púlpito y susurró al religioso: "padre, por favor, pare". Sin embargo, la pareja asegura que el sacerdote continuó denunciando la forma en que murió su vástago.

En respuesta a este incidente, la Archidiócesis de Detroit emitió un comunicado, admitiendo que fue "una situación insoportable que se hizo aún más difícil, y lo sentimos". Los oficiales católicos reconocieron que "la familia no fue servida como debería haberlo sido" e indicó que el padre Don LaCuesta "no predicará en los funerales en un futuro previsible, y sus homilías serán revisadas por un sacerdote mentor".

RT

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?