#StrangerPigs: inédita infiltración de la TV en un criadero

El mundo de la alimentación está conmocionado por un programa español que mostró por dentro cómo se crían animales para consumo humano.
Avatar del

MDZ, Mundo

1/6
#StrangerPigs: inédita infiltración de la TV en un criadero

#StrangerPigs: inédita infiltración de la TV en un criadero

#StrangerPigs: inédita infiltración de la TV en un criadero

#StrangerPigs: inédita infiltración de la TV en un criadero

#StrangerPigs: inédita infiltración de la TV en un criadero

#StrangerPigs: inédita infiltración de la TV en un criadero

Electrocutado.

Electrocutado.

#StrangerPigs: inédita infiltración de la TV en un criadero

#StrangerPigs: inédita infiltración de la TV en un criadero

#StrangerPigs: inédita infiltración de la TV en un criadero

#StrangerPigs: inédita infiltración de la TV en un criadero

ADVERTENCIA: Las imágenes son muy fuertes

En la noche española del domingo 4 de febrero de 2018 se produjo "un hito televisión generalista porque el programa Salvados de Jordi Évole ha mostrado en prime time el horror de las granjas de explotación animal", según consideró en ElDiario.es la periodista Ruth Toledano. Allí acotó que "el reputado periodista pidió permiso a varias empresas porcinas para conocer por dentro las instalaciones donde se encuentran los cerdos y todas, sin excepción, le negaron la entrada. Un oscurantismo tan sospechoso que le impulsó a infiltrarse en una de ellas, acompañado por activistas de la organización animalista Igualdad Animal". 

Toledano relató que "lo que encontró tras esos muros tan férreamente protegidos por los explotadores fue un infierno dantesco: animales cautivos, hacinados, enfermos, enloquecidos, deformes. Évole se refirió a ellos como ´monstruos´, impactado por las malformaciones, heridas, mutilaciones y enormes tumores que padecen, espantado por el abismo de sufrimiento al que son sistemáticamente sometidos en aquella oscuridad".

El relato en ElDiario.es es escabroso, pero no tanto como las imágenes, ya que en las redes sociales mucha gente dijo que no pudo seguir en vivo la emisión debido al alto impacto. "De la carne de los monstruos que vio Évole proceden las salchichas, los embutidos, las lonchitas de york, la cinta de lomo adobada, el jamón que se vende en los supermercados y que consume alegremente nuestra sociedad", escribió Toledano. 

Asimismo, analizó: "Que Salvados se haya atrevido a hacer un programa así demuestra que las cosas están cambiando, que el tiempo de la impunidad de la industria de explotación animal se encamina a su fin, que la liberación de los otros animales está más cerca. Y si un programa así ha sido posible es gracias a los muchos activistas y organizaciones de defensa animal que llevan años denunciando lo que esa industria quiere ocultar. Organizaciones que han sido despreciadas, ninguneadas, silenciadas. Activistas que incluso han sido encarcelados y tachados de terroristas por hacer lo que ahora ha hecho Évole: infiltrarse en las granjas y mataderos para grabar y mostrar al mundo lo que sucede en ese pozo de los horrores. El terrorista Évole", le llamó con sorna.

Asimismo, acotó que "gracias a las innumerables investigaciones clandestinas de Igualdad Animal, que con empeño y rigor ha logrado llevar a los telediarios de máxima audiencia las imágenes de su arduo trabajo; gracias a los numerosos reportajes fotográficos y a un documental como ‘Matadero. Lo que la industria cárnica esconde', que el fotoperiodista Tras los Muros ha realizado grabando de forma encubierta en 58 mataderos de México; gracias al activismo audiovisual de Filming for Liberation; gracias a las personas comprometidas con las víctimas no humanas que día tras día difunden estos trabajos, interceptan camiones a las puertas de un matadero, contribuyen al sostenimiento de los santuarios que han refugiado a los supervivientes". 

Con dureza, señaló que "la industria cárnica miente sobre las condiciones de vida de los animales. La industria cárnica miente acerca de los probados daños para la salud humana que provoca el consumo de carne, como ya ha admitido la propia Organización Mundial de la Salud a pesar de la presión recibida durante décadas por parte del lobby carnista. La industria cárnica miente sobre los devastadores efectos medioambientales de sus explotaciones. La industria de la carne miente acerca de la relación entre su actividad y el hambre en el mundo. La industria cárnica miente sobre el régimen, de esclavitud, en el que se encuentran sus trabajadores, la mayoría migrantes sin opciones. La industria cárnica miente aunque produzca, como Campofrío, flamantes anuncios en los que la cineasta Isabel Coixet dirige a un elenco de caras famosas no solo dispuestas a dejarse engañar sino cómplices de una explotación y un maltrato reiteradamente denunciados (esperemos que a través de Salvados se enteren de una vez)".

Más datos

Algunos otros puntos recogidos por ElDiario.es de la cría de ganado para consumo humano en España son:

- De los 43 millones de gallinas españolas, solo el 7% son de cría alternativa, el resto vive en jaulas. La media europea es el 44% y en Alemania llega al 90%

- Aunque el número de explotaciones porcinas ha caído desde 2007, el de las granjas con mayor capacidad de producción ha subido un 32%

- La media de vacas por granja láctea casi se ha duplicado en nueve años. En Soria se avanza en una lechería con 20.000 reses, la más gran de Europa