¿Por qué no viene a Argentina? La hipótesis del Papa extorsionado

El politólogo Claudio Fantini no descartó que al sumo pontífice lo hayan amenazado con un carpetazo. "El gobierno anterior manejaba los servicios de inteligencia y Bergoglio se sentía espiado", dijo.
Avatar del

MDZ Sociedad

1/3
¿Por qué no viene a Argentina? La hipótesis del Papa extorsionado

¿Por qué no viene a Argentina? La hipótesis del Papa extorsionado

¿Por qué no viene a Argentina? La hipótesis del Papa extorsionado

¿Por qué no viene a Argentina? La hipótesis del Papa extorsionado

¿Por qué no viene a Argentina? La hipótesis del Papa extorsionado

¿Por qué no viene a Argentina? La hipótesis del Papa extorsionado

Con motivo de la visita del papa Francisco a Chile, el politólogo Claudio Fantini dialogó con MDZ Radio y esgrimió su hipótesis sobre el silencio del sumo pontífice respecto a la situación política argentina. En concreto, no descartó la posibilidad de que durante el gobierno anterior se haya armado un "carpetazo" contra Jorge Bergoglio.

"Para el mundo es un enigma que el Papa no visite su país", remarcó Fantini y aseguró que para el líder de la iglesia debería ser fácil superar la grieta que existe entre kirchneristas y anti-kirchneristas. "Católicos hay de los dos lados de la grieta", manifestó el analista. "El debate en el país acabaría con una visita o una declaración y esto es lo que confunde. Porque su silencio alimenta la especulación de uno y de otro lado", evaluó.

Para explicar ese silencio y el radical cambio que se produjo en la relación de Jorge Bergoglio y Cristina Fernández de Kirchner, Fantini esbozó su propia teoría: la del Papa extorsionado.

"El gobierno anterior manejaba los servicios de inteligencia y hacía carpetazos. Bergoglio hace años dijo que se sentía espiado. No es de extrañar que se le haya armado una carpeta para tenerlo bajo control", esgrimió el periodista y politólogo.

En este sentido, dijo que eso explicaría los cambios que se dieron en la relación de Francisco y la ex presidenta, cuya primera reacción cuando Bergoglio fue nombrado Papa fue "un ataque de artillería para apuntarlo como cómplice de la dictadura". "Dos semanas después, Cristina Fernández pasó inexplicablemente del odio al amor y Bergoglio dejó de ser el jefe de la oposición del que hablaba Néstor Kirchner, para convertirse en una suerte de aliado", agregó Fantini.

"Personajes como Stiuso lo que no descubren lo inventan y un Papa está en una situación muy sensible", concluyó.