Perú y Chile: la Corte falló sin favoritismos en particular

Tanto peruanos como chilenos se refieren al fallo como “especial”, en tanto no concede razón a ninguna de las posiciones en particular.
Avatar del

MDZ, Internacionales

1/2
Perú y Chile: la Corte falló sin favoritismos en particular

Perú y Chile: la Corte falló sin favoritismos en particular

Perú y Chile: la Corte falló sin favoritismos en particular

Perú y Chile: la Corte falló sin favoritismos en particular

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) modificó hoy la frontera entre Chile y Perú en beneficio de Lima, según algunos analistas, aunque no ajustó las coordenadas precisas ni concedió los reclamos iniciales de la demanda peruana.

Los discursos desde ambos países no se hicieron esperar y, en ambos casos, tienden a mostrar a conformismo y reconocimiento, por parte de un fallo que no termina de beneficiar a ninguno de los países y que se encuentra en pleno análisis respecto de analistas.

Según un mapa mostrado en la sala, los jueces de la máxima instancia judicial de la ONU confirmaron las fronteras reivindicadas por Chile hasta las 80 millas y más allá de ese punto, dio razón a Perú hasta las 200 millas.

"La Corte establece que la frontera sigue una línea paralela (...) hasta las ochenta millas y a partir de ahí adquiere una dirección sur hasta un punto B, bajando (en línea recta y a la altura de las 200 millas) hasta un punto C", dijo el presidente de la CIJ, Peter Tomka.

Los límites marítimos actuales, que benefician a Chile, prevalecían desde los tratados de 1952 y 1954

El presidente de la CIJ, Peter Tomka, comenzó a leer el fallo al que han llegado los 15 jueces de esta máxima instancia judicial de Naciones Unidas a las 11 y terminó de emitir el veredicto dos horas después.

Las delegaciones de ambos países, que también integran a abogados internacionales, escucharon la en La Haya la sentencia de obligado cumplimiento e inapelable.

"Lo más importante es esperar el fallo de La Haya con tranquilidad y serenidad, estamos convencidos de nuestras fundamentaciones jurídicas son sólidas y se ha hecho todo lo que ha sido necesario para tener la mejor defensa jurídica que corresponde a la defensa del estado de Chile'', afirmó hoy el ministro del Interior, Andrés Chadwick, desde Arica, ciudad limítrofe con Perú, ubicada 2000 kilómetros al norte de Santiago.

Los presidentes de Perú y Chile, Ollanta Humala y Sebastián Piñera, respectivamente, así como las fuerzas armadas de ambos países, han reiterado que acatarán y cumplirán la sentencia.

Los mandatarios habían acordado comunicarse telefónicamente apenas conocido el fallo, antes de entregar una versión oficial a la ciudadanía. El presidente chileno también tiene previsto hablar con la presidenta electa, Michelle Bachelet, quien asumirá su segundo mandato el 11 de marzo.

Piñera espera el fallo en el Palacio de La Moneda, la sede del gobierno chileno, y después de se reunirá con los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados, los miembros de las comisiones de Relaciones Exteriores de ambas cámaras legislativas, y los presidentes de todos los partidos políticos del país.


Discrepancias


Las primeras discrepancias van de la mano del plazo de la implementación de la determinación de la CIJ, aun cuando los presidentes de Chile, Sebastián Piñera, y Perú, Ollanta Humala, se comprometieron a aceptarlo y cumplirlo en virtud del Pacto de Bogotá de 1948.

"El fallo es jurídicamente exigible y mandatorio para ambos países desde el momento de su lectura. Para el Perú es de alto interés ponerle punto final a esta controversia en el más breve plazo", dijo ayer la canciller peruana, Eda Rivas. Eso fue interpretado como una contradicción a los dichos del presidente Piñera, que tras reunirse con el Consejo de Seguridad Nacional chileno, la semana pasada, había manifestado que su ejecución sería gradual.

"No es posible el cumplimiento inmediato del fallo y eso el presidente Humala lo sabe muy bien", señaló Piñera.


El territorio


El fallo de La Haya será sobre 38.000 kilómetros cuadrados de mar que Perú reclama como suyos, y que hoy pertenecen a Chile.

Lo que está en juego no es tanto una transferencia de territorio, en este caso marítimo, sino los derechos económicos exclusivos como pesca, minería y gas, sobre esa zona que actualmente está bajo soberanía chilena, incluida un área de 200 km cuadrados de su mar territorial con gran actividad pesquera.

Perú además reclama "derechos soberanos exclusivos en la zona marítima situada en el límite de las 200 millas de su costa".

Pese a los insistentes pedidos del gobierno peruano a su población para no agitar las aguas y mantener la buena sintonía con Chile, las viejas rencillas que se remontan a la confrontación militar de 1879-1883, en la que Perú perdió parte de su territorio sur, siguen latentes.

Bolivia, que en abril de 2013 presentó a su vez una demanda en la CIJ contra Chile, al que reclama una salida al Océano Pacífico, estará pendiente del fallo ya que considera que ello puede incidir en su caso.


Parte de lo que la Corte dijo


-La Corte rechaza el primer argumento de Chile respecto al acuerdo de 1947 sobre límites marítimos.

-El argumento de Santiago sobre acuerdo de 1952 no es convincente. "No convence a la Corte el argumento esgrimido por Chile para definir el límite marítimo", expuso el magistrado.

-El acuerdo de 1954 tampoco estableció límite marítimo entre Perú y Chile. "En 1954 las partes habían reconocido que ya existían unas fronteras marítimas convenidas". Y agregó: "Este convenio sólo refleja un acuerdo jurídico-tácito entre las partes".

-"Las pruebas no permiten a la Corte concluir que el límite se extienda más allá de las 80 millas náuticas".

-"Es poco probable que se haya acordado paralelo de 200 millas como dice Chile".

-"No hay elementos suficientes para establecer que zona marítima se fijó más allá de las 80 millas".

-"La Corte mantiene el Hito 1 como origen del límite y se proyecta 80 millas en paralelo". 

-"El Hito Nº1 es el punto de inicio de la frontera marítima entre Perú y Chile".

-"La línea de equidistancia provisional va en una dirección suroeste hasta que llega al límite de 200 millas marinas".

-Corte de LaHaya explica que el objeto de la delimitación es lograr una delimitación equitativa en la frontera marítima entre Chile y Perú.

-Fallo de LaHaya le otorga a Perú los derechos sobre el triángulo externo.

Días atrás, ambos gobiernos declararon en más de una oportunidad, que acatarán el fallo, aunque advirtieron que llevará tiempo su implementación.


Cómo se fue dando el proceso de disputa


La demanda peruana fue entregada el 16 de enero de 2008, bajo la presidencia de Alan García. El reclamo de Lima establecía que la frontera marítima debía iniciarse en el Punto Concordia, en el que el límite terrestre llega al mar, de conformidad con el tratado de 1929 y dictámenes de la Comisión Mixta de Límites de 1929-30.

Chile, en cambio, sostenía que el límite marítimo ya había sido fijado por esa Comisión y refrendado por la Declaración de Santiago, en 1952, y el tratado de 1954, en Río de Janeiro, por el cual la línea divisoria surge de un paralelo desde el Hito 1, establecido 150 metros al norte de lo propuesto por Lima.

Perú replicó que esos instrumentos eran apenas convenios para regular la actividad pesquera en la zona y no tratados de límites, y reclamó tanto que la frontera marítima sea fijada en una línea equidistante a las costas de ambos países, como el reconocimiento de sus derechos soberanos sobre 200 millas marinas.

Finalmente, el gobierno peruano llegó al tribunal de La Haya luego de varios intentos para resolver el diferendo de manera bilateral.

En 1986, durante el primer mandato de García, Lima solicitó a Santiago iniciar negociaciones para establecer los límites marítimos entre ambos países, pero no obtuvo respuesta.

La controversia tiene lugar en medio de la tradicional rivalidad entre ambos países, proveniente de la Guerra del Pacífico de 1879-83, en la que Chile derrotó a la coalición Bolivia-Perú y se apropió de amplios territorios que hasta entonces habían pertenecido a estas dos naciones, como la provincia boliviana Antofagasta -que incluía la salida al mar perdida por La Paz- y la peruana Tarapacá.

Pero también la disputa se desató en el mejor momento histórico de la relación bilateral, tanto política como económica y comercial, cuando ambos países integran bloques regionales como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Alianza del Pacífico.

No obstante, la presentación de la demanda tensó en su momento la relación bilateral, y Chile congeló inicialmente los mecanismos de cooperación, hasta que Piñera, quien asumió el gobierno en 2010, propuso aislar el diferendo limítrofe y privilegiar el vínculo comercial.

El ex canciller Juan Gabriel Valdés opinó que el fallo "puede ser un trampolín para una nueva relación con Perú", reflejó el diario El Mercurio.


Fuente: Google Noticias, La Nación e Infobae.