Perú, en emergencia por la violencia contra las mujeres

Las medidas llegan luego de que falleciera la joven quemada en un colectivo por un hombre que la acosaba.
Avatar del

dpa

1/2
Perú, en emergencia por la violencia contra las mujeres

Perú, en emergencia por la violencia contra las mujeres

Perú, en emergencia por la violencia contra las mujeres

Perú, en emergencia por la violencia contra las mujeres

 El presidente del Perú, Martín Vizcarra, anunció ayer medidas de emergencia para detener la violencia contra las mujeres, después de que estremeciera al país la muerte de una joven que fue quemada por un hombre dentro de un ómnibus con pasajeros porque se negó a ser su novia.

Vizcarra anunció como primera medida la creación de un comité de emergencia encabezado por el jefe del gabinete, César Villanueva, e integrado por ministros de sectores comprometidos y autoridades del Poder Judicial, que elaborará una "política pública que brinde protección, prevención y atención" a las mujeres.

Asimismo, se establecerá alerta permanente de 24 horas en todas las comisarías del país para atender esos casos y se formará un grupo multisectorial, presidido por el Ministerio de la Mujer, para enfrentar el asunto desde "programas y servicios sociales".

Finalmente, un programa llamado "Hombres por la Igualdad" instruirá al sector masculino para que asuma conciencia y se le pedirán facultades legislativas extraordinarias al Congreso para castigar el acoso en espacios públicos y privados.

"El feminicidio de Eyvi (Ágreda) nos debe llevar a la convicción profunda de que estos hechos no deben volver a suceder, para lo cual es necesario el cambio de patrones culturales que justifican estas situaciones", afirmó Vizcarra en Twitter.

Vizcarra fue objeto de múltiples críticas en las últimas horas, cuando, al comentar la muerte, la definió como "designios de la vida que debemos aceptar". Posteriormente ha escrito varios tuits con el presumible propósito de corregirse.

Ágreda, empleada de restaurante de 22 años, murió el viernes en un hospital de Lima, cinco semanas después de que fuera quemada por un cocinero de 38 años, ex compañero de labores, quien le roció gasolina y le prendió fuego mientras decía: "Si no eres mía no serás de nadie".

El hombre, capturado en su casa un día después y confesó, tras ser reconocido por testigos, que acosaba y amenazaba a la joven desde hacía dos años, sin que nadie hiciera algo para detenerlo. En el incendio del ómnibus hubo otros 11 heridos, incluido el agresor, que se quemó un brazo.

Tras conocerse la muerte, organizaciones feministas y cívicas renovaron movilizaciones para exigir que el Estado y la sociedad le pongan fin a un tragedia continuada que ha hecho del Perú, según estadísticas del Ministerio de la Mujer, uno de los países más peligrosos del mundo para la población femenina.

En las marchas, que movilizan a miles de personas, han participado también policías, entre ellos el jefe de la institución en Lima, Gastón Rodríguez.

En este año en el Perú ha habido más de 100 feminicidios o intentos, mientras se disparan cifras por golpizas, violaciones, tocamientos, insultos y otros abusos. Según sondeos, un 97 por ciento de las peruanas ha sido acosada alguna vez y un 65 por ciento han sido agredidas por sus parejas o pretendientes.

Eyvi, quien hace cuatro años emigró de la selva a Lima por un mejor futuro, será velada hoy por su familia en el distrito limeño Los Olivos en medio de gran solidaridad nacional y de exigencias de pena de muerte para el asesino, al que sin embargo le podrán imponer como máximo 35 años de cárcel.