Perlitas: cómo capitalizar los 200 años de Marx

La periodista Birgit Reichert recogió, para la agencia DPA desde Tréveris, Alemania, las más raras formas de recordar al autor de "El Capital".
Avatar del

MDZ, Mundo

1/4
Perlitas: cómo capitalizar los 200 años de Marx(DPA)

Perlitas: cómo capitalizar los 200 años de Marx | DPA

Perlitas: cómo capitalizar los 200 años de Marx(DPA)

Perlitas: cómo capitalizar los 200 años de Marx | DPA

Perlitas: cómo capitalizar los 200 años de Marx(DPA)

Perlitas: cómo capitalizar los 200 años de Marx | DPA

Perlitas: cómo capitalizar los 200 años de Marx(DPA)

Perlitas: cómo capitalizar los 200 años de Marx | DPA

A Karl Marx seguramente no le habría gustado nada: con motivo del 200 aniversario de su nacimiento muchas empresas y expertos en marketing quieren hacer dinero a su costa en Alemania.

Su ciudad natal, Tréveris, es especialmente creativa pero también en las localidades germanas de Chemnitz y Núremberg los empresarios piensan en el controvertido revolucionario, que nació el 5 de mayo de 1818 y transformó el mundo como padre espiritual del comunismo. Está claro que la marca "Marx" vende.

Bañarse con Marx: en Tréveris se puede adquirir a Marx en forma de patito de goma amarillo con barba. El patito sostiene en una de sus manos su obra "El Capital" y en la otra una pluma. "Se vende muy bien, tiene gancho", dice su inventor, Georg Stephanis, de la tienda Trier Souvenir. Hoy las personas tratan a Marx de forma "totalmente desprejuiciada", dice, y esto permite sacar productos graciosos.

Beber con Marx: En Chemnitz, que en tiempos de la República Democrática Alemana (RDA) se llamaba Ciudad de Karl Marx, se puso a la venta en marzo una nueva cerveza llamada "Marx Städter" (ciudadano Marx). La empresaria Nicolle Schwabe, de la empresa Marx Chemnitzer Bier GmbH, quiere que se convierta en una cerveza para todo el mundo.

En Tréveris ya hay un vino tinto de Marx y está previsto que en breve haya también uno blanco. Y el que esté buscando recipientes para beber, puede comprar tazas con la cabeza del economista, con sus citas, con sus dichos ("Bebedores de café del mundo, uníos") o con figuritas de semáforo de Marx rojas y verdes.

Bromear con Marx: La empresa Trier Tourismus und Marketing GmbH ha lanzado recientemente un billete de cero euros con la cabeza del filósofo para pagar en broma. Su éxito ha sido tal que los 5.000 primeros ejemplares se han agotado rápidamente, dice el responsable de la oficina turística de Tréveris, Hans-Albert Becker. "Ha llegado a todo el mundo, hasta Sudamérica y Australia." A finales de abril se sacarán 20.000 nuevos ejemplares. El billete cuesta tres euros.

Arreglarse con Marx: Con motivo del jubileo, la diseñadora de joyas de Tréveris Elena Villa ha diseñado el anillo de plata Karl Marx. Junto a la famosa cabeza del pensador está inscrito en mayúsculas: "Cuando el fin justifica los medios, el fin es injustificable". También ha ideado un reloj de pulsera que se puede adquirir en la casa-museo Karl Marx. "Es muy elegante", dice su directora, Elisabeth Neu.

Pagar con Marx: También se puede hacer gracias a una tarjeta de crédito de la caja de ahorros de Chemnitz, en la que se ve la monumental cabeza de Marx que está en la ciudad. "La tarjeta de crédito ha llamado la atención más allá de nuestras fronteras", afirma el portavoz Roger Wirtz, añadiendo que tienen clientes que han venido a Chemnizt desde Austria y Tréveris para solicitarla. También hay personas "que no entienden cómo se puede poner a Marx en una tarjeta de crédito".

Sonreír con Marx: La marca del filósofo aparece actualmente por todas partes: en una chocolatina con el subtítulo "el pequeño capital", en la hucha "mi capital", en alfombrillas para el ratón en las que pone "Karl te ha enviado una solicitud de amistad", en pines, en cajas de caramelos, paños para limpiar las gafas, galletas, etc. "No hay nada que no exista", dice la agencia de viajes Becker. La tendencia no le parece bien a todo el mundo: "Pero estamos orgullosos de tener en nuestra ciudad a un hijo tan conocido. Y queremos celebrar su 200 aniversario."

¿Jugar con Marx? Podría ser que este año salga al mercado un Playmobil de Marx, al igual que ocurrió en el año de Martin Lutero con un mini-Lutero. Aunque Playmobil todavía no se ha manifestado al respecto, una portavoz de la empresa dijo que Marx era uno de los más deseados y añadió: "Nosotros tenemos en cuenta los deseos de nuestros clientes". Habrá que esperar y dejarse sorprender. 

DPA Reportajes