Pepe Mujica: "Del pueblo argentino no nos va a separar ni Dios"

El presidente uruguayo indicó: "Con los gobiernos a veces nos encontramos y a veces nos desencontramos. Pero nuestro deber es hacer un esfuerzo por tratar de buscar acuerdos".
Avatar del

MDZ

Pepe Mujica: "Del pueblo argentino no nos va a separar ni Dios"

Pepe Mujica: "Del pueblo argentino no nos va a separar ni Dios"

El presidente de Uruguay, José "Pepe" Mujica, confió hoy en poder mejorar la tirante relación con Argentina, al señalar que "los vecinos son fundamentales", aunque destacó que ambos pueblos permanecerán unidos a pesar de las diferencias entre los gobiernos.

"Con Argentina todo tiene importancia. Los vecinos son fundamentales, a veces son más importantes que los familiares porque cuando uno anda embromado -tiene problemas-siempre acude al vecino que tiene más a mano", dijo Mujica en entrevista con el diario local La República.

El mandatario uruguayo ratificó además la necesidad de buscarm acuerdos a las diferencias porque ambos pueblos están unidos por su ubicación e historia.

"Con los gobiernos a veces nos encontramos y a veces nos desencontramos, pero nuestro deber es hacer un esfuerzo por tratar de buscar acuerdos", enfatizó. "En algún momento tendremos que arreglar (los problemas con Argentina) y si no arreglamos, los gobiernos cambian y los pueblos quedan. Del pueblo argentino no
nos va a separar ni Dios. Así que vamos a estar juntos siempre".

Aunque no tiene aún agendado un encuentro con su par argentina Cristina Kirchner, Mujica podría concretar una reunión en la próxima cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) que se desarrollará en La Habana a partir del 28 de enero.

La llegada de Mujica al gobierno, en marzo de 2010, significó un avance en el vínculo entre Argentina y Uruguay, que durante el gobierno de Tabaré Vázquez (2005-2010) vivió momentos de tensión, sobre todo por el bloqueo durante casi cuatro años por parte de manifestantes argentinos de un puente fronterizo en protesta por la instalación de una planta de celulosa en la orilla uruguaya de
un río limítrofe.

El conflicto se zanjó en 2010 tras un fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) que apoyó la posición uruguaya de que la planta no contamina, pero ordenó un monitoreo regular para observar el impacto de la fábrica en el río.

Pero la decisión de Mujica, en octubre pasado, de autorizar a la planta incrementar su producción encrespó las aguas y Argentina dijo que llevaría nuevamente el caso a La Haya.

Poco después, Buenos Aires prohibió el trasbordo de cargas de mercaderías en puertos uruguayos, en una medida considerada una represalia por Uruguay y que se sumó a otras tomadas anteriormente, restringiendo las importaciones y la salida de dólares, decisiones que han golpeado las exportaciones y el
turismo hacia Uruguay.

Por la medida sobre los puertos, Uruguay planteó en noviembre una queja ante el Mercosur, bloque integrado también por Argentina, Brasil, Paraguay y Venezuela.

El bloque sudamericano atraviesa además una crisis y su cumbre inicialmente prevista para diciembre pasado en Caracas fue postergada por tercera vez la semana pasada para mediados de febrero.

"Estamos malheridos y vamos a tener que revisar lo que funciona y lo que no funciona. Y señalar los problemas con mucho énfasis", dijo Mujica sobre el bloque.