Nueva Zelanda lamenta muerte del "pájaro más solitario del mundo"

Nigel llegó hace unos años a una pequeña isla y se convirtió en el único alcatraz (Morus serrator) viviente de una bandada de 80 pájaros de hormigón.
Avatar del

MDZ, Mundo

1/5
Nueva Zelanda lamenta muerte del "pájaro más solitario del mundo"

Nueva Zelanda lamenta muerte del "pájaro más solitario del mundo"

Nueva Zelanda lamenta muerte del "pájaro más solitario del mundo"

Nueva Zelanda lamenta muerte del "pájaro más solitario del mundo"

Nueva Zelanda lamenta muerte del "pájaro más solitario del mundo"

Nueva Zelanda lamenta muerte del "pájaro más solitario del mundo"

Nueva Zelanda lamenta muerte del "pájaro más solitario del mundo"

Nueva Zelanda lamenta muerte del "pájaro más solitario del mundo"

Nueva Zelanda lamenta muerte del "pájaro más solitario del mundo"

Nueva Zelanda lamenta muerte del "pájaro más solitario del mundo"

Miles de personas expresaron sus condolencias por la muerte de un alcatraz australiano considerado por sus fans como "el pajaro más solitario del mundo" en Nueva Zelanda.

Una organización de protección de la naturaleza incluso le dedicó hoy un poema "en honor a este noble alcatraz que allanó el camino a una futura colonia en la isla de Mana".

 

Nigel, como se conocía al ave, llegó hace unos años a una pequeña isla cerca de la capital, Wellington, y se convirtió en el único alcatraz (Morus serrator) viviente de una bandada de 80 pájaros de hormigón.

"El pájaro más solitario del mundo" siempre permaneció fiel a su pareja de hormigón, escribieron los miembros de la organización "Friends of Mana".

Las 80 imitaciones de pájaro de Mana fueron construidas por los alumnos de una escuela e instalados en 1998. Incluso pintaron excrementos falsos. El objetivo de la acción era atraer a alcatraces reales para que formaran una colonia en la isla de 217 hectáreas. Sin embargo, en un principio no tuvo éxito.

Pero en 2014 llegó finalmente un alcatraz y se quedó, contó Chris Bell, cuidador y único habitante de la isla, a la emisora Radio New Zealand. Nigel se enamoró de una de las aves de hormigón, construyó un nido y cortejó a su pareja inanimada. "El celo fue largo", dijo Bell. 

El Ministerio de Protección Medioambiental neozelandés decidió recientemente volver a pintar algunas de las figuras para tratar de atraer a más alcatraces. Además modificaron unos grandes altavoces que emiten los sonidos de una colonia. Los esfuerzos dieron sus frutos y en solo tres días llegaron tres pájaros nuevos.

Sin embargo, Nigel no mostró ningún interés y prefirió permanecer fiel a su pareja de hormigón.

La semana pasada apareció su cuerpo inerte en el nido que construyó para su pareja. Aunque no consiguió tener crías en la isla, siempre será considerado como el padre fundador de la colonia de alcatraces australianos en Mana, dijo Ranger Bell.

Dpa.