Nicaragua: afirman que el presidente Ortega negocia su salida del poder

El escritor y ex vicepresidente sandinista Sergio Ramírez es una de las voces que afirman que Daniel Ortega lo negocia con EEUU en medio del caos.
Avatar del

dpa

1/4
Nicaragua: afirman que el presidente Ortega negocia su salida del poder

Nicaragua: afirman que el presidente Ortega negocia su salida del poder

Nicaragua: afirman que el presidente Ortega negocia su salida del poder(web)

Nicaragua: afirman que el presidente Ortega negocia su salida del poder | web

Nicaragua: afirman que el presidente Ortega negocia su salida del poder

Nicaragua: afirman que el presidente Ortega negocia su salida del poder

Nicaragua: afirman que el presidente Ortega negocia su salida del poder

Nicaragua: afirman que el presidente Ortega negocia su salida del poder

Al cumplirse hoy dos meses del inicio de la crisis en Nicaragua, el presidente Daniel Ortega negoció con el Gobierno de Estados Unidos un adelanto de elecciones y su salida del poder, aseguró el escritor Sergio Ramírez, quien fue vicepresidente durante la revolución sandinista de 1980.

En entrevista al programa "Esta Semana" del canal 12 de televisión, el laureado novelista, Premio Cervantes 2017, dijo que este acuerdo se tomó en tres reuniones que Ortega tuvo en Managua con un enviado del Senado, avalado por el Departamento de Estado.

Más info >> Entrevista a Sergio Ramírez

"Es con Estados Unidos con quien el presidente Ortega negoció su salida", dijo Ramírez. Agregó que sus principales delegados en el diálogo nacional, que prosigue este lunes, y las bases del Frente Sandinista no habían sido informados de ese acuerdo.

En sus reuniones con Caleb McCarry, enviado por el poderoso presidente de la Comisión de Exteriores del Senado, Bob Corker, Ortega habría aceptado adelantar a marzo de 2019 las elecciones de 2021 a cambio de garantías para su patrimonio e inmunidad personal y para su familia, según trascendió.

A las reuniones asistieron también la vicepresidenta y primera dama, Rosario Murillo, y varios de los hijos de ambos, comentó el autor de "Castigo Divino" y "Sara" entre una vasta obra literaria.

Ramírez recordó que en la historia de Nicaragua los caudillos han salido del poder mediante presiones de Washington, como el liberal José Santos Zelaya, expulsado en 1909, y el dictador Anastasio Somoza, derrocado en 1979 por los sandinistas y con una "presión determinante" del entonces presidente Jimmy Carter.

"Y otra vez, Estados Unidos está de por medio" ahora, añadió.

En el mismo sentido, la periodista Cristiana Chamorro escribió en su cuenta de Twitter: "Ortega y Murillo negociaron su rendición con enviado USA, de espaldas a Ejército y Policía. En el diálogo aceptaron discutir calendario para entrega del poder. Al igual que Somoza, los gobernantes no plantearon protección a fuerzas armadas y ‘danielistas'."

Según Sergio Ramírez, no será posible que Ortega permanezca en la presidencia hasta marzo próximo, debido al malestar de la población por los asesinatos de más de 200 personas, en su mayoría jóvenes, que han sido atribuidos a policías y paramilitares.

"Doscientos muertos es una cifra demasiado elevada como para pensar en una convivencia pacífica entre los ciudadanos y el Gobierno", consideró.

A eso se suma la situación de aguda ingobernabilidad: protestas ciudadanas y "tranques" (bloqueos de carreteras), paralización de la economía y ataques de grupos armados paramilitares que se movilizan en todo el país.

"El país está trancado, la economía está trancada, el tránsito de mercancías y de personas están trancados (...) Es inviable que él pueda permanecer presidiendo el Gobierno hasta que se den nuevas elecciones", dijo.

"Hay ciudades que no están en manos del Gobierno, hay ciudades de las que la Policía Nacional ha tenido que irse, otras donde la Policía está asediada... no es una situación que muestre un estado de gobernabilidad, por lo que esta situación no puede durar mucho tiempo", agregó.

El novelista reiteró su apoyo a los grupos que dirigen lo que llamó "la primera revolución cívica y desarmada" de Nicaragua, y confió en que "ojalá se mantenga así hasta el final, porque lo que menos debemos desear aquí es una guerra civil".

Ramírez expresó su satisfacción por la próxima llegada al país de delegaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacdh) y la de la Unión Europea, así como el Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales (GIEI).

Su presencia permitirá "exponer los casos masivos de violación de derechos humanos, muerte, tortura, desaparecidos, (incluyendo) crímenes de lesa humanidad", subrayó.