Más muertos en Nicaragua: denuncian ataques con sustancias tóxicas

Hay denuncias que están siendo investigadas sobre el presunto uso de un avión que lanzó alguna sustancia tóxica sobre la población.
Avatar del

MDZ, Mundo

1/4
Más muertos en Nicaragua: denuncian ataques con sustancias tóxicas

Más muertos en Nicaragua: denuncian ataques con sustancias tóxicas

Más muertos en Nicaragua: denuncian ataques con sustancias tóxicas(AFP/ BBC Mundo)

Más muertos en Nicaragua: denuncian ataques con sustancias tóxicas | AFP/ BBC Mundo

Más muertos en Nicaragua: denuncian ataques con sustancias tóxicas(AFP/ BBC Mundo)

Más muertos en Nicaragua: denuncian ataques con sustancias tóxicas | AFP/ BBC Mundo

Más muertos en Nicaragua: denuncian ataques con sustancias tóxicas

Más muertos en Nicaragua: denuncian ataques con sustancias tóxicas

Al menos seis personas murieron esta madrugada en la ciudad de Masaya, al oeste de Managua, la capital de Nicaragua, tras un nuevo enfrentamientos con policías y paramilitares, además hubo denuncias de aviones lanzando sustancias tóxicas sobre la población, informó la prensa local.

>

Álvaro Leiva, director de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), dijo que la entidad confirmó la muerte de cinco civiles en Masaya, entre ellos un profesor de secundaria de 25 años abatido por un balazo en el abdomen. "Esta persona murió ejecutado por un francotirador", dijo. 

El sexto muerto es un policía, según el portal gubernamental El 19 que informó que otro agente resultó herido al intentar penetrar a la ciudad. También admitió que la Policía movilizó a Masaya a "fuerzas que estaban acuarteladas". 

Según el diario nicaragüense, El Nuevo Diario, sólo fueron identificados dos cuerpos: el profesor, Carlos Erick Lopez López, de 22 años y el policía llamado José Abraham Martínez. 

También el director de la ANPDH informó que hay denuncias que están siendo investigadas sobre el presunto uso de una avioneta que lanzó alguna sustancia tóxica sobre la población. 

"Se presume que era un insecticida conocido como cipermetrina", agregó, tras reportes de ciudades con mareos y vómitos. 

Gonzalo Carrión, asesor legal del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), señaló que también están investigando denuncias sobre el supuesto uso de productos químicos en Masaya, tras varias intoxicaciones. 

Carrión, además, reportó un ataque de hombres encapuchados y armados con pistolas y fusiles de guerra, que se inició la noche del domingo y se prolongó hasta la madrugada de hoy. 

"Tenemos informes de un nuevo ataque contra Masaya. Hacemos responsable al presidente Daniel Ortega y al Estado por esta violencia, que está sustentada en un sistema criminal de represión y de irrespeto a los derechos humanos", aseveró en declaraciones a la agencia de noticias DPA. 

Hoy se cumplen 48 días de una crisis política, la más sangrienta desde los años 80, que comenzó con protestas contra una reforma jubilatoria -que ya fue suspendida- y culminó con universidades tomadas, barricadas en las calles, manifestaciones masivas y un único pedido: la renuncia de Ortega.

Según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), más de 110 personas murieron y cerca de 1.000 resultaron heridas por la represión de la Policía y de grupos paramilitares y la espiral de violencia que esta desató. El gobierno sólo oficializó 39 muertos. 

Yubrank Suazo, dirigente del Movimiento Estudiantil 19 de Abril en Masaya, dijo a El Nuevo Diario que, al menos dos personas resultaron heridas durante el ataque, entre ellos un niño de 12 años. 

"Los pobladores aseguran que los antimotines comenzaron el ataque y muchos ciudadanos salieron de sus viviendas para apoyar a quienes se encontraban en las barricadas", señaló el periódico. 

Tras el saldo del sábado de cinco muertos, los pobladores denunciaron el uso de drones y avionetas para ubicar sus posiciones y publicaron en las redes sociales videos mostrando el sobrevuelo de los dispositivos al momento de los ataques. 

Masaya, situada a sólo 25 kilómetros de Managua, permanece virtualmente bajo control de pobladores civiles que apoyan a los estudiantes en protestas desde el pasado 17 de abril.