Maduro culpa a las telenovelas por la inseguridad en Venezuela

El mandatario dijo que acrecentan los delitos y apuntó contra la serie más exitosa del momento. Ordenó revisar la programación televisiva.
Avatar del

MDZ

1/2
Maduro culpa a las telenovelas por la inseguridad en Venezuela

Maduro culpa a las telenovelas por la inseguridad en Venezuela

Maduro culpa a las telenovelas por la inseguridad en Venezuela

Maduro culpa a las telenovelas por la inseguridad en Venezuela

Nicolás Maduro aprovechó su balance anual ante la Asamblea Nacional para anunciar su primera gran medida política contra la violencia , cuando sólo transcurrió una semana del asesinato de la ex Miss Venezuela Mónica Spea , que conmocionó al país.

El anuncio fue, sin embargo, una huida hacia adelante, una melodramática cortina de humo que sitúa a las telenovelas venezolanas en el centro de la lucha represiva del chavismo. Su pecado, según Maduro, es "incitar a la violencia y el odio en la sociedad".

"Ya di órdenes a la ministra de Comunicación [Delcy Rodríguez] y al Conatel [el ente que regula las telecomunicaciones] para que revise toda la programación nacional y por cable. ¡Llamo a la acción! No nos dejaremos tomar el centro de nuestros hogares", dijo el presidente.

"La protagonista se ha echado el pico (mató) a más de nueve, hasta a su madre la mató. ¡Y es la héroe!", se quejó el mandatario del país en el que se asesina a una persona cada 20 minutos, en una interpretación muy personal de la exitosa telenovela De todas maneras Rosa , que no llegó a citar expresamente.

"¿Cuántos millones ven eso? Niños, gente con problemas", añadió Maduro, que metió en la misma bolsa a los canales y medios de comunicación privados por su "modelo antihumano, antinatura".

Venezuela sufrió el año pasado 24.763 homicidios, un récord real, y no de ficción, sin parangón en América latina. Y Caracas se situó como la segunda ciudad más sangrienta del planeta, con una tasa de 134 homicidios por cada 100.000 habitantes, según una investigación del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal de México.

"Maduro pretende atacar un problema complejo con una gran simpleza. Con esos criterios, hubiera prohibido a Dickens, a Víctor Hugo o a Dostoievski", dijo a LA NACION Alberto Barrera, escritor y guionista de telenovelas.

El heredero de Hugo Chávez obvió en su discurso la impunidad, la corrupción de la justicia, la ineficacia de la policía, las seis millones de armas ilegales, la crisis en las prisiones, la consolidación del narcotráfico, la proliferación de miles de bandas de delincuentes y el discurso violento promovido por el Estado, que, según el Foro Penal Venezolano, sumergieron al país en un "ciclo de terror".

La culpa la tienen ahora las telenovelas. Antes fue el Hombre Araña o Superman, y siempre el capitalismo, según la narrativa revolucionaria. "No es un problema de paz, es un problema de seguridad. La manipulación surte efecto", resumió Blanca Mármol de León, ex magistrada del Tribunal Supremo, tras escuchar los alegatos por la paz del presidente.

El culebrón cuestionado está protagonizado por Norkys Batista, actriz muy popular que fue perseguida por su militancia opositora. El chavismo llegó a dificultar la puesta en escena de su obra teatral Orgasmos . "Señores, cálmense", respondió la artista. "Yo entiendo que De todas maneras Rosa la ve toda Venezuela y que mi personaje Andreína Vallejo es una psicópata. ¡Ojo, personaje!", se defendió Batista.

La telenovela, emitida por Venevisión en horario estelar, compite con otras producciones extranjeras de parecidas temáticas como Marido de alquiler , realizada por la cadena estadounidense Telemundo y que emite Televen. Ésta es una de las telenovelas con más rating y fue, además, el segundo programa más visto en este canal durante 2013, gracias también a que cuenta con varios venezolanos en su nómina.

El gobierno castiga a los villanos de la ficción. En la realidad la impunidad está por encima del 90%", protestó el actor Iván Tamayo en las redes sociales.

"Mientras en los 80 se producían diez telenovelas al año, ahora se hace una. La actual pantalla nacional emite productos de Colombia, México, Brasil y ahora de Asia, en especial China. Lo que nos faltaba, ¡telenovelas chinas!", se quejó a LA NACION Javier Vidal, actor y dramaturgo tan respetado en el país que de su pluma salió una proclama de los artistas tras el asesinato de Mónica Spear.

El autor califica las telenovelas como un "melodrama sensiblero y blandengue, un género moral" donde siempre triunfa el bien sobre el mal.

"Después del cierre político de RCTV [Radio Caracas Televisión, clausurada en 2007] y con la censura explícita de la ley resorte [de responsabilidad social de radio y televisión, sancionada durante el gobierno de Chávez como elemento de presión], la producción teledramática venezolana se vino a menos. Hoy por hoy hacemos muy pocas telenovelas comparando con lo que hacíamos hace 15 o más años. Se ha diezmado literalmente la producción", señaló Vidal.