Los únicos argentinos en la boda de Harry y Meghan

Tiene 41 años y es conocido en el Reino Unido como el "David Beckham del polo".
1/2
Los únicos argentinos en la boda de Harry y Meghan

Los únicos argentinos en la boda de Harry y Meghan

Los únicos argentinos en la boda de Harry y Meghan

Los únicos argentinos en la boda de Harry y Meghan

 Ignacio "Nacho" Figueras, polista, modelo y amigo del príncipe británico Harry y su mujer, Delfina Blaquier, ex modelo y madre de sus cuatro hijos, fueron los únicos argentinos que asistieron hoy a la boda real del hijo menor de Lady Di y la actriz norteamericana Meghan Markle en el Castillo de Windsor.


Cara de la marca de perfumes Ralph Lauren y exitoso deportista, Ignacio "Nacho" Figueras de 41 años, es conocido en el Reino Unido como el "David Beckham del polo". Y así fue como conoció a Harry, otro fanático del deporte, quien lo convocó para organizar partidos a beneficio de la fundación Sentebale, que el príncipe fundo para ayudar a los chicos con HIV de Lesotho and Botswana.

"Estoy aquí por la boda de mi amigo, eso es lo que me entusiasma. Estoy feliz por él y eso es todo lo que importa", dijo Figueras ayer durante una entrevista con el programa Good Morning America.

Nacido en 25 de Mayo, en la provincia de Buenos Aires, Figueras juega al polo desde los ocho años y desde los 17 lo hace en forma profesional.

En 1997, se mudó a Bridgehampton (uno de los balnearios más exclusivos de los Hamptons, zona ubicada en el sector este de Long Island en el estado norteamericano de Nueva York), donde comenzó a jugar para el equipo de polo local. 

Muy pronto todos hablaban del argentino por tanto por su habilidad en el juego y como por su belleza, según lo retrató la revista de moda Vanidades.
Figueras conoció al famoso fotógrafo Bruce Weber en el 2000 y el fue quien lo introdujo en el modelaje. 

El polista y modelo vive actualmente en Londres y cada año organiza allí y en Argentina decenas los partidos beneficio como embajador de Sentebale.

Hija de la modelo Defina Blaquier, la esposa de Figueras, de 38 es la madre de sus cuatro hijos. Ya retirada del modelaje, se dedica a la fotografía y expuso en el Centro Cultural Recoleta y en la Galería Stud Frers en Buenos Aires.
Ante la ausencia de Máxima Zorrequieta, la representación argentina en la boda real quedó en manos del matrimonio.

Para la fiesta, el eligió un traje azul marino, y ella prefirió un vestido agua marina con un fascinator del mismo tono.