Los peligros de la nueva dieta de moda 100% carnívora

Además de los alarmantes riesgos de cáncer, una dieta con predominio de la carne roja implica un desequilibrio de vitaminas y falta de la fibra.
Avatar del

MDZ, Mundo

1/2
1

1

0

0

Una nueva dieta se está poniendo de moda y sus normas son simples: comer solo carne. Un artículo publicado esta semana en la revista Popular Science pone en tela de juicio esta tendencia, que está siendo promovida por un reducido grupo de personas pero tiene cada vez más adeptos.

La carne roja es una excelente fuente de proteínas y de varias vitaminas y minerales, indica el artículo de Sara Chodosh. También nos ayuda a saciar el hambre durante más tiempo que otros alimentos. Sin embargo, su consumo excesivo implica varios problemas de salud, muchas veces descritos en los medios pero que los ideólogos de la nueva moda intentan minimizar o negar.

La autora destaca los esfuerzos del fisiculturista Shawn Baker por demostrar -en su propio cuerpo y de manera comparativa- las ventajas de una dieta 100% carnívora frente a otra baja en carbohidratos y especialmente pobre en proteínas. También recoge los argumentos del psicólogo canadiense Jordan Peterson y su hija Mikhaila. Estos promotores de la dieta carnívora aseguran que desde que se alimentan exclusivamente de carne la vida les ha cambiado.

Mikhaila afirma a sus seguidores en las redes sociales que antes tenía artritis y que ha dejado de sufrirla como consecuencia de su nueva dieta. Baker, a su vez, comentó que su tendinitis desapareció gracias a que come solo carne. Ambos dicen que la dieta carnívora actuó como una cura milagrosa para sus enfermedades y añaden que ahora se sienten menos cansados y con más energía para entrenar.

Las carencias de la dieta carnívora

El organismo humano necesita al menos 13 vitaminas para mantenerse vivo, y los seguidores de la dieta carnívora aseguran que la carne aporta todos estos elementos. Esa afirmación es cierta en parte, ya que la carne no proporciona vitamina C, vitamina E ni folato, que se obtienen de las verduras. Además, algunas vitaminas están conectadas; por ejemplo, si el organismo no recibe suficiente vitamina E, no puede aprovechar la vitamina K, que sí contiene la carne.

La carne tampoco tiene fibra, que es imprescindible en funciones como la digestión y cuyo déficit afecta el sistema inmune. Es cierto que los partidarios de comer solo carne pueden tomar suplementos vitamínicos y fibra en polvo, pero muy pocos de ellos toman estos complementos, puesto que los ideólogos de la dieta afirman que la carne aporta todos los nutrientes necesarios.

Problemas de salud

En los últimos años múltiples investigaciones, incluida una que la Organización Mundial de Salud publicó en el 2015, relacionan el consumo de carne con el cáncer de colon y varios tipos de cáncer de próstata. Ese mismo año un equipo independiente de investigadores descubrió que ciertas formas de preparación de la carne que implican su exposición a temperaturas superiores a 148°C pueden fomentar el desarrollo de cáncer de riñón.

Comer mucha carne también aumenta el colesterol en la sangre, algo que no ponen en duda los seguidores de la dieta carnívora. Sin embargo, la nutricionista Teresa Fung asegura que una persona con las arterias sanas no debería tener problemas significativos si durante unos meses experimenta una subida del colesterol.

Pero el caso es que es importante tener más colesterol HDL y menos LDL. La carne roja grasa aumenta los niveles de colesterol LDL y reduce los de HDL. El problema surge cuando una persona sufre ya enfermedades como la arterioesclerosis, que provoca que se generen placas en las arterias, que con el tiempo se van estrechando.

RT